Salud apunta a la clínica Delfos como origen del brote de legionelosis de Vallcarca

Las cuatro torres de refrigeración del centro fueron desinfectadas el pasado 7 de agosto

Las cuatro torres de refrigeración de la clínica privada Delfos de Barcelona son el posible origen del brote de legionelosis que afecta a 27 personas en el barrio barcelonés de Vallcarca. Las cuatro torres, con una concentración alta de la bacteria de la legionela, fueron desinfectadas el pasado 7 de agosto y, aunque contaban con licencia de instalación, no estaban declaradas ante el Ayuntamiento, como es preceptivo. Además, se han hallado deficiencias en su mantenimiento, según informó la Agencia de Salud Pública de Barcelona, que ha anunciado que abrirá expediente sancionador al centro.

Más información

"No damos por cerrado el brote. No podemos establecer en el momento actual una relación causa-efecto objetiva entre esta contaminación y el brote, pero hay una serie de indicios que nos hacen pensar que posiblemente la fuente originaria de este brote está bajo control. El resultado definitivo podría estar listo en los primeros 10 días de septiembre", explicó ayer Joan Guix, director de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, que presentó los datos junto a Antoni Plasència, director general de Salud Pública de la Administración catalana.

Guix informó de que se revisaron 25 instalaciones en el barrio de Vallcarca en un radio de un kilómetro y que las muestras tomadas el pasado 7 de agosto de las cuatro torres de refrigeración ubicadas en la clínica "dieron positivo". El centro médico declinó hacer declaraciones y por toda explicación se remitió al comunicado de la agencia de salud.

Infracción grave

A raíz del expediente, el centro médico podría enfrentarse a una sanción de entre 3.000 y 60.000 euros por infracción grave al no haber realizado el trámite preceptivo de declaración de sus torres al Ayuntamiento, pese a contar con las licencias de instalación. Al no estar declaradas, el centro eludía las inspecciones periódicas que realizan los técnicos municipales. El expediente abierto pretende también descubrir si hubo negligencia en el mantenimiento de las torres.

El pasado 26 de julio, tres días antes de que se iniciaran los síntomas de los primeros afectados, la clínica llevó a cabo una operación de mantenimiento de las torres, encargada a una empresa externa, que se demostró ineficaz.

No es la primera vez que se da un brote de neumonía por legionela en un centro médico. Durante 2004 se registró un foco de la enfermedad en el Hospital Clínico de Zaragoza, con víctimas mortales, y el año pasado otro en un centro hospitalario de Castellón. La mayor epidemia de legionelosis registrada en España, que afectó a 650 personas y en la que hubo cinco muertes, se desencadenó en 2002 en el hospital Morales Meseguer de Murcia.

Ayer se detectó un nuevo caso de legionelosis en Vallcarca. Se trata de una mujer de 64 años que notó los primeros síntomas entre el 14 y el 15 de agosto. Desde que fue declarada la epidemia el pasado 6 de agosto se ha producido un goteo constante de casos.

Actualmente, 12 de las 27 personas afectadas están hospitalizadas y tres de ellas en la Unidad de Cuidados Intensivos. Todas evolucionan favorablemente, según informaron responsables sanitarios. El 72% de los afectados son hombres y el resto, mujeres, todos en edades comprendidas entre los 45 y los 83 años. Los técnicos no descartan que aparezcan nuevos casos hasta el 25 de agosto, fecha en la que se cumplirían los 10 días de incubación de la bacteria desde el último caso no previsto. El director de la Agencia de Salud Pública insistió en que no es necesario que los vecinos de Vallcarca tomen ninguna medida preventiva y que no existe riesgo de infección para los usuarios y visitantes de la clínica Delfos.

Reforzar las inspecciones

El vapor que desprenden las torres de refrigeración es el canal de propagación ideal para la bacteria de la legionela, que se incuba en este ambiente húmedo, por lo que la legislación exige a los propietarios de estas instalaciones industriales que las revisen periódicamente y limpien a fondo los conductos y los filtros.

El brote de legionelosis de Vallcarca coincide con la entrada en vigor de un decreto de la Generalitat que obliga a duplicar el número de revisiones de las torres de refrigeración.

El decreto del 27 de julio incorpora, por ejemplo, la obligación de revisiones periódicas anuales y no cada dos años, como hasta ahora, y un incremento de las frecuencias de muestreo.

Durante el año 2003, un total de 3.192 torres no domésticas censadas en Cataluña fueron objeto de inspecciones y revisiones de los técnicos. En lo que va de año, 3.452 torres de refrigeración han sido censadas e inspeccionadas, unas 850 en la ciudad de Barcelona. El 70% funcionaban correctamente, el 29,5% tenían deficiencias de mantenimiento y el 0,5%, problemas graves.

El último gran brote de legionelosis en Cataluña se produjo en el verano de 2002 en Mataró, donde murieron 2 personas y 40 resultaron infectadas por la torre de una fábrica de hielo.

Antoni Plasència, director general de Salud Pública, recordó que se debe "convivir con la legionela y mantenerla a raya". Plasència comentó que la legionelosis "no es que en la actualidad sea un fenómeno más intenso" que antes, sino que "hoy se detecta rápidamente". Antes, una legionelosis se diagnosticaba como neumonía, según él, pero se desconocía cuál era el microorganismo que la causaba.

Hay un "tratamiento antibiótico efectivo" para curar la legionela, aunque en casos de gente mayor o junto con otras enfermedades puede causar situaciones graves.

Las torres del centro Delfos, posibles causantes del foco de legionela. 

/ SUSANNA SÁEZ
Las torres del centro Delfos, posibles causantes del foco de legionela. / SUSANNA SÁEZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción