Reportaje:Atenas 2004 | El primer escándalo de los Juegos

Kenteris y Thanou, en fuera de juego

El Comité Olímpico Griego expulsa provisionalmente del equipo a sus dos campeones y deja su participación en manos del COI

El culebrón continúa. Kostas Kenteris y Ekaterini Thanou, así como su técnico, Christos Tzekos, están fuera de los Juegos, pero sólo hasta mañana, cuando el COI escuche de boca de los campeones griegos por qué el pasado jueves no comparecieron en el control antidopaje para el que se les requirió. La decisión la tomó ayer el Comité Olímpico Griego tras una reunión que se prolongó durante más de cuatro horas y que alumbró una solución mucho menos salomónica de lo que se esperaba. Como si no se viera capacitado para asumir un desenlace que causaría gran revuelo en el país, optó por expulsar a Kenteris y Thanou provisionalmente del equipo olímpico y devolverle la pelota al COI. La comisión disciplinaria del máximo organismo escuchará mañana las justificaciones de Kenteris y Thanou para poner fin al caso.

"Pasarán un control antidopaje porque no tienen nada que esconder ni que temer"
Más información
Phelps ya tiene su primer oro

El papel del COI no es fácil y por eso la pelota vuela de un tejado a otro: si la comisión disciplinaria no acepta las excusas de Kenteris y Thanou se verá obligado a tomar la decisión de expulsarlos definitivamente de los Juegos, ante su público y en su país. Si las acepta y concede una segunda oportunidad a los campeones griegos, se arriesga a que su intención de mostrar tolerancia cero ante el dopaje se vea internacionalmente cuestionada.

A esa posición le ha conducido el Comité Olímpico Griego, que, decidido la víspera a dejar a Kenteris y Thanou fuera de los Juegos esgrimiendo problemas físicos, dio marcha atrás en el último momento y optó por una decisión de medias tintas. Contra su voluntad, según explicó su propio presidente, Lambis Nikolaou, la comisión tomó en consideración la petición de Yannis Papadoyannakis, jefe de misión del equipo griego, de "mantener una buena atmósfera entre el resto de los atletas". Cinco de los seis miembros que formaban la comisión optaron por secundar la petición y sólo Nikolaou, partidario de excluirlos definitivamente, disintió.

Sin olvidar a sus potentes patrocinadores, los atletas, representados en la reunión por su polémico técnico y por Michalis Dimitrakopoulo, su abogado, también presionaron para que se les dé una segunda oportunidad. Tzekos está decidido a que medio mundo le pida perdón después de señalarle como el principal responsable de esta rocambolesca historia. "Alguien se ha propuesto golpear a Grecia e impedir que, 150 años después, se suba al podio que le corresponde", clamó Dimitrakopoulo al término de la reunión. "En cuanto los médicos les den el alta médica, Kenteris y Thanou se presentarán ante la comisión disciplinaria con datos concluyentes y solicitarán pasar un control antidopaje inmediatamente porque no tienen nada que esconder ni nada que temer", anunció.

Muy alterado, el abogado de los dos campeones griegos arremetió contra los que han puesto en cuestión la veracidad del accidente de moto que Kenteris y Thanou sufrieron el jueves por la noche y que, con lesiones leves, los mantiene aún en el hospital bajo observación. "El ministro de Sanidad los visitó en el hospital, comprobó que están realmente heridos e informó al primer ministro, Kostas Karamanlís. ¿Puede alguien sostener que el presidente y el Gobierno forman parte de una farsa?", clamó; "aunque Kenteris sufriera un ataque al corazón y muriera, siempre habría alguien que diría que se trata de una farsa". Y concluyó: "Los que atentan contra los intereses del deporte griego no triunfarán".

La resolución definitiva, mañana si los diferentes organismos dejan de pasarse la pelota y deciden poner fin al culebrón.

Kostas Kenteris, en acción en junio pasado en el estadio olímpico.
Kostas Kenteris, en acción en junio pasado en el estadio olímpico.AP
Yannis Papadoyannakis, el jefe del equipo olímpico griego, perseguido por los periodistas.
Yannis Papadoyannakis, el jefe del equipo olímpico griego, perseguido por los periodistas.ASSOCIATED PRESS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS