Reportaje:

Los nuevos amos de la Bolsa

Los fondos de alto riesgo, especializados en operar agresivamente en el corto plazo, dominan el mercado

La ausencia de inversores finales es una constante en las bolsas del mundo. La inversión en acciones está en manos de profesionales, que utilizan todas las herramientas a su alcance para operar en los diferentes mercados. Los hedge fund, los fondos de alto riesgo o fondos de gestión alternativa, acaparan el grueso de los movimientos. En Wall Street representan ya el 75% de la operativa bursátil diaria. En el resto de los mercados del mundo suponen el 50% de las transacciones. Lo mismo sucede en los mercados de divisas y de materias primas.

Los programas de 'trading' suponían a final de junio el 70,5% del total de las operaciones realizadas en el mercado de EE UU
Más información
España prepara su normativa

Los fondos de alto riesgo (hedge fund) utilizan las técnicas de inversión más novedosas respecto a los fondos tradicionales. De ahí su crecimiento espectacular en los últimos años y el interés de los reguladores, tanto en Estados Unidos como en Europa, de establecer reglas de juego concretas y de elaborar una legislación que se ajuste a la coyuntura actual, hechos que ahora no se dan dada la opacidad de los mismos y la libertad para sortear los diversos mercados dada su ubicación, como norma, en los paraísos fiscales. A ello ha contribuido el hecho de que estos fondos han estado presentes, o han sido utilizados como chivo expiatorio, en crisis financieras del calado de la quiebra del Sistema Monetario Europeo en 1992; la crisis del peso mexicano en 1994, o la debacle de las divisas asiáticas en 1997. Más llamativa fue la suspensión de pagos de Rusia en el verano de 1998 , que provocó la quiebra del fondo de alto riesgo LMTC y la caída del 19% del S&P 500 en un mes.

El término hedge fund se aplica a instrumentos de inversión colectiva, que se especializan en combinar dos técnicas de inversión, short selling (tomar prestado un activo y venderlo con el objetivo de poder comprarlo más barato antes del momento del pago al prestador), con el objetivo de reducir el riesgo y apalancamiento (comprar activos con dinero prestado) para conseguir un incremento en la rentabilidad. Un ejemplo sería combinar la compra de aquellas acciones que el gestor cree infravaloradas, con la venta de una cesta de acciones sobrevaloradas para protegerse contra una caída general del mercado; de esta forma estos fondos cubren (hedge) sus posiciones, de ahí su nombre. Esta técnica persigue conseguir que sus rendimientos no dependan de la dirección del mercado.

Tipos de interés bajos

"La situación coincide con una época de tipos de interés históricamente bajos. Los fondos de alto riesgo piden dinero prestado a interés mínimo, y los bancos no dudan en concedérselo, porque los responsables de los mismos son personajes muy conocidos en Estados Unidos, bien porque han estado relacionados con la Reserva Federal o con la gran banca en algún momento de sus etapas profesionales. Con el dinero barato es más fácil obtener plusvalías y, lo que es más importante, acelerar la rotación de movimiento. Si tú tomas prestado dinero al 1,5% cuando has obtenido una ganancia del 3%, dejas la posición, la vendes y vuelves a empezar", dice Amador Martínez, gestor de patrimonios.

"Además", añade, "disparan a todo lo que se mueve, no hacen distingos entre mercados. Recordemos que hace unas semanas el presidente de la OPEP calculaba que en el precio del petróleo actual, en el entorno de los 40 dólares el barril, hay una prima especulativa de 10 dólares. La prima la han procurado estos fondos. Lo mismo sucede con los violentos movimientos en las divisas. Se trata, en fin, de mover muchas veces la misma posición, porque con rentabilidades mínimas superan el interés que tienen que pagar por los créditos pedidos.

Operar a corto

Los fondos de alto riesgo están especializados en operar de manera agresiva a corto plazo, lo que en el argot se denominan programas de trading. Se entiende como tales la compra o la venta de al menos 15 valores diferentes a la vez por un montante total de como mínimo un millón de dólares. Además, la mayoría trabaja con pocas o casi nulas comisiones, y suelen entrar y salir a la velocidad de vértigo. La presencia en los mercados de estos sistemas es cada vez mayor a medida que menor es la de los inversores finales. Las últimas estadísticas del regulador estadounidense dan cifras apabullantes. Con datos referidos al cierre de junio, los programas de trading suponían ya el el 70,5% del total de las operaciones realizadas, nuevo récord histórico, frente al anterior récord del 55,5% registrado en junio. Dicho de otro modo: de cada dólar que ha entrado en la Bolsa de Nueva York (NYSE) en esa quincena 70 centavos entraba de programas de este tipo. Casi el 20% de esta operativa está en manos de un solo banco, Goldman Sachs, según informa el propio NYSE; otro 40% se lo llevan Deutsche Bank, UBS, y Morgan Stanley en conjunto. Es decir, sólo cuatro bancos tienen el 60% del total de operativa con programas de trading.

En Europa no hay estadísticas referidas a este fenómeno, aunque todos los profesionales del mercado señalan que la presencia de los fondos de alto riesgo es determinante. Jim Jubak, analista de Wall Street, señala que "los programas de trading están preparados para capturar beneficios de pequeñas discrepancias entre las cotizaciones de los valores,negociando índices y las cestas con los valores individuales que componen cada índice. Esta operativa mantiene al mercado en constante movimiento, pero no produce tendencias, y de hecho tiende a anular dichas tendencias. Un mercado dominado por los programas de trading ofrece mucha volatilidad en el muy corto plazo, pero muy poca en el medio".

El experto en derivados José Luis Cárpatos, señala que "ésta es la situación actual del Ibex, el mercado está afectado por los programas de trading. Los programas a la más mínima diferencia arbitran tomando posiciones contrarias, y eso hace que sea muy difícil que se mantengan las tendencias, o al menos hace que se amortigüen mucho. Lo que pasa es que en España no hay estadísticas regulares y no nos enteramos demasiado del fenómeno".

Diferentes tipos

Algunos tipos de hedge funds son:

Macro Hedge Funds: basan su estrategia en el análisis macroeconómico de distintos países, y acostumbran a tomar posiciones en el mercado de acciones, bonos o divisas. Su nivel de riesgo es alto y sus resultados pueden ser espectaculares en algunos periodos, y muy negativos en otros.

Los Market Neutral son fondos con un bajo nivel de volatilidad; su estrategia de inversión intenta cubrir al máximo el riesgo de mercado, tomando posiciones compensadas, a menudo en diferentes activos de un mismo emisor.

Short Selling, como su nombre indica, basan su estrategia en la venta en descubierto de activos, con la idea de poder recomprarlos posteriormente a precios más baratos, debido a una situación de sobrevaloración del activo o del conjunto del mercado, o a malos resultados empresariales.

Distressed Securities compran acciones o bonos que se encuentran muy infravalorados. Los beneficios provienen de un exceso de descuento del valor de los activos, debido esencialmente a una sobreventa por parte de los inversores institucionales que no pueden mantener en sus carteras activos con un rating que ha caído por debajo de cierto nivel.

Hay otros modelos, como los Aggressive Growth, Market Timing, Multi Strategy y Special Situations.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS