Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Nueva etapa para Javier Otxoa

Empieza en Valencia el rodaje de una película para televisión sobre la vida del ciclista vasco

Fue una fuga gloriosa. El 10 de julio de 2000, el Tour llegaba a los Pirineos con tres puertos exigentes: Marie-Blanque, Aubisque y Hautacam. La hora de Heras, de Jiménez, de Pantani, se decía. Y apareció Javier Otxoa. El ciclista de Berganzo mantuvo su escapada 155 kilómetros, resistió el vértigo, y se impuso a la sombra que crecía tras él como un demonio: la de Lance Armstrong, ni más ni menos.

Otxoa ganó una etapa dura sin sospechar que pronto enfrentaría otra más dramática. Siete meses después, un turismo lo arrolló mientras entrenaba junto a su hermano gemelo, Ricardo, por una carretera de Málaga. A Ricardo le costó la vida, y Javier quedó en coma. La película para televisión Sprint Final, que empezó a rodarse ayer en Valencia, recreará estos hechos y la lucha que le llevó a superar graves lesiones y 65 días de inconsciencia hasta triunfar de nuevo sobre una bicicleta.

En noviembre de 2003 volvió con siete medallas del Campeonato Europeo de Ciclismo Multidiscapacidad celebrado en la República Checa. Hace una semana se proclamó campeón de España en la categoría de discapacitados psíquicos. Competidor nato, Otxoa tiene ahora la vista fija en los Juegos Paralímpicos Atenas 2004: "Iré a disputar medallas con mucha ilusión, pero será difícil porque ahora me conocen y me tendrán como referencia".

Sprint especial está dirigida por Juan Carlos Claver. Beatriz Carvajal interpreta a la madre de Otxoa y Juli Mira (L'illa de l'holandés) a su padre. Ismael Martínez, que tuvo una breve aparición en Hable con ella, hace de Javier. El director confía en que el propio Otxoa aparezca en la película, que a pesar de reflejar hechos reales cambia los nombres e introduce elementos de ficción. El ciclista vasco estuvo a punto de interpretar a Emerson (Lance Armstrong) en la persecución del Hautacam, un intento que quedó frustrado por problemas de fechas.

La película corre a cargo de las productoras In Vitro y Trivisión, en colaboración con las cadenas de televisión públicas valenciana y catalana. Claver asegura que ETB la comprará y que si no ha estado en el proyecto desde el principio ha sido por la rigidez de su presupuesto.

Tanto Otxoa como su familia han dado pleno apoyo a la obra. Javier Castellar, preparador y representante del ciclista, resume por qué: "Es un ejemplo de superación para cualquiera, pero sobre todo para quienes han sufrido un accidente de estas características, se desmoralizan y se quedan encerrados en su casa".

El rodaje durará cuatro semanas, y las secuencias de carretera de los Pirineos franceses, de Málaga y de la República Checa se rodarán en las cuestas de la Sierra Calderona. Claver advierte que la realidad se combina con la ficción en dos puntos. Habrá una intensa trama de amor y Javier tendrá un antagonista: El jefe de su novia en la película intentará conquistarla aprovechando el vacío del coma y la rehabilitación. La película cubrirá el periodo que va desde la victoria de etapa en el Tour de Francia hasta su triunfo en los campeonatos europeos, y aunque apueste por el optimismo no hay duda de que se trata de un drama.

Javier Otxoa sabe que nunca volverá a "estar al 100%". "Se me olvidan cosas, y cuando voy en la bici no puedo mirar bien para atrás porque pierdo el equilibrio". Pero es consciente a la vez de su formidable recuperación. Su preparador añade: "Emociona verlo arriba de una bici porque mantiene la clase y el instinto de un profesional. Y usa la misma jerga. Te dice: '¿Has visto cómo le he dado gas al salir de la curva?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de julio de 2004