14 nuevas especies de aves exóticas ya nidifican y crían en Cataluña

El 'Atlas' ornitológico catalán descubre seis tipos diferentes de loros y cotorras

El ruiseñor del Japón o el pico de coral senegalés se han escapado definitivamente de la jaula. Estas dos especies están criando en libertad en varios puntos de Cataluña. No son los únicos: el loro de la Patagonia, la cotorra de Kramer, el aratinga y el ibis sagrado son algunas de las 14 especies exóticas cuya nidificación se ha constatado por primera vez en estas latitudes, según el Atlas de aves nidificantes de Cataluña.

Estas aves que están nidificando en Cataluña fueron, en general, importadas como animales de compañía y han demostrado una buena capacidad de adaptación si consiguen liberarse de su cautiverio.

Estos datos han sido revelados por la segunda edición del Atlas de aves nidificantes de Cataluña, que reúne información recopilada entre 1999 y 2002. La comparación con el primer Atlas, realizado en 1983, arroja resultados sorprendentes: en este periodo se han instalado en Cataluña unas 22 especies de aves nuevas, la mayoría de origen exótico. La más conocida, la ruidosa cotorra de pecho gris que todos hemos visto alguna vez, se reproduce ya en más del 10% del territorio catalán, mientras que en 1983 no se había citado ni un solo nido de esta especie. En total se ha observado la cría de hasta seis especies diferentes de loros y cotorras que se están expandiendo por la primera corona del área metropolitana de Barcelona. Son síntomas de que la globalización biológica avanza a buen ritmo, también en Cataluña.

Desajustes ecológicos

La irrupción de especies nuevas puede comportar desajustes ecológicos importantes, aunque todavía hay pocos indicios del efecto que pueden tener estos recién llegados. En teoría, estas aves pueden colonizar grandes extensiones y desplazar a especies autóctonas por competencia directa. También pueden ser un vector de introducción de enfermedades nuevas que afecten a la avifauna local.

Joan Estrada, uno de los coordinadores del Atlas, cree que "se debería empezar a hacer un seguimiento sistemático de estas especies para evaluar su impacto. También se deberían adoptar medidas para frenar su expansión y tratar de evitar la irrupción de nuevas especies invasoras". Estrada afirma que los nuevos colonizadores suelen ser "animales que fueron capturados en estado salvaje. Los que se crían en cautividad, como los periquitos, no forman poblaciones naturales por ser demasiado dependientes del hombre. Pero las aves que han sido capturadas en el medio salvaje, y si se escapan pueden adaptarse y sobrevivir".No todas las especies de aves que aumentan en Cataluña son exóticas. El Atlas ornitológico indica que las especies ligadas a ambientes de tipo forestal, acuático y antrópico están en expansión. Este proceso es un reflejo fiel de la evolución del paisaje en Cataluña: en los últimos años la superficie arbolada ha aumentado, las zonas húmedas están en mejor estado, y la superficie urbanizada se ha incrementado enormemente. Por ello, la distribución de la tórtola turca, una especie abundante en las urbanizaciones, ha aumentado el 1.000% desde 1983. Otras especies antropófilas, como los estorninos o las gaviotas, también están en plena expansión, así como el ánade real, el buitre o el faisán, entre otras.

Por su parte, la mayoría de especies en regresión son las que viven en ambientes esteparios o de agricultura no intensiva. La codorniz o la grajilla, por ejemplo, están perdiendo terreno a marchas forzadas. Los coordinadores del Atlas, Vittorio Pedrocchi y Joan Estrada, consideran básico "empezar a tomar medidas urgentes para conservar los ambientes agrícolas si se quiere evitar la extinción en Cataluña de alguna de estas aves". Algunas comarcas -por ejemplo, el Baix Llobregat- han perdido más del 20% de suelo agrícola desde 1993. Estrada cree que la desaparición de los cultivos tradicionales, la eliminación de los márgenes arbustivos y el uso intensivo de herbicidas y pesticidas "acaban con el hábitat y el alimento de muchas aves".

La segunda edición del Atlas ornitológico ha sido realizado por unos 500 ornitólogos que, voluntariamente, han efectuado una prospección en el territorio catalán dividiéndolo en unas 380 cuadrículas de 10 por 10 kilómetros. El trabajo ha sido coordinado por el Instituto Catalán de Ornitología y se prevé publicarlo a finales de año. Para aliviar la espera hay un interesante resumen disponible en http:// www.grupcatala.org/

Peligra el Parc de les Aus

Por otra parte, la Audiencia de Barcelona ha dictado una sentencia que declara extinguido el contrato de explotación de una parte de los terrenos que ocupa el Parc de les Aus, un zoológico ornitológico situado en la carretera de Cabrils, en el término municipal de Vilassar de Mar (Maresme). La sentencia, contra la que los responsables del centro ya han recurrido, podría comportar su cierre porque obliga a los explotadores actuales a restituir los terrenos a la usufructuaria, y las instalaciones a su hija y propietaria.

El Parc de les Aus ocupa una superficie de exuberante vegetación de más de 40.000 metros cuadrados y cobija a más de 2.000 pájaros de unas 300 especies de los cinco continentes, entre los que figuran especímenes especialmente exóticos como la grulla coronada de Suráfrica, la cacatúa galenta australiana, elders del cabo Norte y patos mandarines de China, entre otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de julio de 2004.

Lo más visto en...

Top 50