Entrevista:JAVIER ITOIZ | Presidente de la Federación de Peñas | SAN FERMÍN

"Aguantamos pese a nuestras barbaridades"

Las peñas representan el reducto de los sanfermines tradicionales, pachangueros y descarados. Todas las tardes son las protagonistas en el tendido de sol de la plaza de toros y en las calles con su música, sus bailes y su apabullante humor. Javier Itoiz (Pamplona, 1955) preside la Federación de Peñas y lleva 30 años portando con orgullo la blusa a cuadros del colectivo Los del Bronce.

Pregunta. ¿Los peñistas son de una pasta especial?

Respuesta. Nada de eso. Somos gente muy normal, pero con muchas ganas de diversión y mucho amor por nuestras fiestas. Cualquiera puede ser miembro de una peña. Además, durante las fiestas nos abrimos mucho más al exterior y tratamos de involucrar al mayor número de personas posible.

P. "Uno de enero, dos de febrero, tres de marzo..." ¿Qué le viene a la cabeza?

R. Me entra una especie de escalofrío de emoción. Es la escalera y hay que celebrar con una cena con los de la peña, caiga en martes, domingo o jueves. Cada día de escalera falta menos para San Fermín y eso es lo máximo.

P. ¿Se aguantan bien los sanfermines o la semana se hace larga?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. El cuerpo te va dando toques cada día, pero no sé qué nos pasa que aguantamos, pese a las barbaridades que hacemos. Eso sí, el 14 estamos reventados después de todos los días, pero pensando ya en los próximos sanfermines. Yo creo que el santo nos echa una mano para aguantar.

P. ¿Tan desmedido es el amor de los peñistas por las fiestas?

R. Bueno, puede que sí. Yo puedo contar mi caso. Siempre he vivido las fiestas desde el día 6 hasta el Pobre de mí. Sin embargo, hace muchos años estaba haciendo la mili a 400 kilómetros de Pamplona y no me dieron permiso para venir hasta el propio día 6. Sólo me perdí seis horas de toda una semana, pero me encontraba angustiado y a punto de llorar porque no iba a estar ni en el almuerzo, ni en el chupinazo ni en la comida.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS