Los Mossos tendrán una comisaría en cada uno de los distritos de Barcelona

La reunión de la Junta de Seguridad que se celebrará esta semana semana permitirá dibujar el mapa definitivo de las comisarías de los Mossos d'Esquadra en Barcelona, cuyo despliegue como policía de seguridad ciudadana y orden público empezará el próximo otoño y finalizará en 2005. Según el delegado del Gobierno, Joan Rangel, los Mossos d'Esquadra dispondrán de una comisaría en cada distrito de la ciudad, tal como pretende el Departamento de Interior, que apuesta por un modelo de policía de proximidad.

La Junta de Seguridad es un organismo paritario entre el Gobierno central y el autónomo que se reúne dos veces al año y fue creado, entre otras funciones, para coordinar las policías que dependen de cada una de estas administraciones y para planificar al detalle el repliegue de un cuerpo y la implantación de otro sin se que por ello se resienta la seguridad ciudadana. De este modo lo ha venido haciendo en las comarcas en las que está desplegada la policía de la Generalitat.

Así, el Cuerpo Nacional de Policía, que se replegará simultáneamente a la implantación de la policía autonómica, mantendrá "dependencias suficientes" para desarrollar con "eficiencia" las competencias que conservará en cuestiones como la lucha antiterrorista, el control fronterizo, la aplicación de la Ley de Extranjería y la expedición de domumentos, precisó Rangel.

Cesión de dependencias

El Gobierno central cederá a los Mossos d'Esquadra cuatro de las comisarías que el Cuerpo Nacional de Policía tiene en la ciudad de Barcelona. Se trata de las de las calles Iradier, en el distrito de Sarriá-Sant Gervasi; la de la plaza de Espanya, en el Eixample; la de Nou de la Rambla, en Ciutat Vella, y la de la calle de Aiguablava, en Nou Barris.

El resto de las comisarías de la policía autonómica se ubicarán en los distritos de Sant Andreu, Gràcia, Sants-Montjuïc y Horta-Guinardó; la central operativa de los Mossos d'Esquadra se situará en el distrito de Les Corts, y la de apoyo logístico, en Nou Barris.

Con la cesión de los cuatro edificios del Cuerpo Nacional de Policía, que responde a un acuerdo entre los gobiernos central y autónomo, los Mossos dispondrán de todas las comisarías que pretenden tener operativas en Barcelona cuando finalice su despliegue, a finales de 2005.

El delegado del Gobierno ha asegurado que cuando finalice el despliegue de los Mossos d'Esquadra las funciones que tendrá cada cuerpo policial "estarán perfectamente delimitadas". Joan Rangel añade que el traspaso de funciones entre las dos policías se está realizando "con la máxima coordinación, gracias a la voluntad política de las dos administraciones y a las magníficas relaciones personales" del Delegado del Gobierno con la consejera de Interior, Montserrat Tura, ambos militantes del PSC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 11 de julio de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50