Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Maria de Lurdes Pintassilgo, ex primera ministra de Portugal

Maria de Lurdes Pintassilgo, primera ministra de Portugal entre agosto y diciembre de 1979, murió en la madrugada de ayer en Lisboa, a los 74 años, víctima de una parada cardiaca.

Pintassilgo fue la primera y única mujer que encabezó un Ejecutivo luso y que fue candidata a la presidencia de la República, en 1986.

Profundamente católica, deja publicadas varias obras sobre el papel de la Iglesia en la sociedad moderna y la ascención de las mujeres en la vida política portuguesa.

Pintassilgo mantuvo siempre su independencia política. Su único compromiso era con la democracia y el desarrollo social de su país.

Después de la revolución de los claveles, en 1974, que puso fin a la dictadura portuguesa, formó parte de varios gobiernos provisionales, entre 1974 y 1980. Por dos veces fue ministra de Asuntos Sociales, antes de encabezar un Gobierno de iniciativa presidencial que duró pocos meses.

Después, fue embajadora de Portugal en Unesco, consultora del ex presidente António Ramalho Eanes y diputada en el Parlamento Europeo, donde llegó como independiente a través de las listas del Partido Socialista (PS).

Nunca formó parte de un partido político, pero siempre estuvo cerca de la izquierda. Tras varias batallas políticas al lado del PS, Pintassilgo participó, hace cuatro años, en la primera campaña electoral del radical Bloco de Esquerda (BE).

La última vez que intervino en la vida pública portuguesa fue la semana pasada, cuando estuvo reunida con el presidente Jorge Sampaio, que entonces buscaba una salida para la crisis abierta con la dimisión del primer ministro José Manuel Durão Barroso. "Ésta es nuestra mayor crisis desde el 25 de abril de 1974", dijo después del encuentro con Sampaio. Afirmó, además, que le gustaría ver el entusiasmo del país con el fútbol -que entonces celebraba eufórico las victorias de la selección en la Eurocopa- transformado en una energía especial para "empezar una nueva vida".

"Hemos perdido una ciudadana notable, con un gran talento y una actitud de permanente innovación. Su actividad fue marcada por un sentido impar de servicio a la comunidad, por una energía contagiosa y movilizadora, por la originalidad de propuestas y métodos de trabajo, que rompían con las rutinas de pensamientos y las costumbres instaladas, por la militancia en las grandes causas emancipadoras y solidarias de nuestro tiempo", afirmó ayer el presidente.

Hace dos años, al hacer un de balance de su vida, Pintassilgo -que era licenciada en Ingeniería Química e Industrial- declaró que su gran lucha fue "el cambio de mentalidades" que, "desgraciadamente, no se hace por decreto".

Lamentó hasta el final el machismo de las sociedades modernas, pero nunca desistió de reclamar un papel de mayor protagonismo para las mujeres, algo que consideraba esencial para alcanzar una democracia plena.

Otra de sus batallas fue por la mejora de las condiciones de vida de algunos sectores sociales. Con ese objetivo fundó en 1986 el Movimiento para el Profundizar de la Democracia e instituyó en Portugal el Movimiento Católico Graal.-

Maria de Lurdes Pintassilgo.
Maria de Lurdes Pintassilgo.CRISTÓBAL MANUEL

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS