Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kerry escoge al sureño John Edwards como compañero de candidatura a la Casa Blanca

El senador de Carolina del Norte aportará carisma y entusiasmo a la campaña demócrata

"Me complace anunciar a quien, con vuestra ayuda, se convertirá en el próximo vice-presidente de EE UU, el senador por Carolina del Norte, John Edwards". Con estas palabras, el aspirante demócrata, John Kerry, desveló la identidad de su compañero de ticket, uno de los secretos mejor guardados de Washington y que durante semanas ha acaparado la atención de los mentideros políticos del país. Kerry ha optado por un compañero del Senado, que le disputó en las primarias y que aportará a la campaña entusiasmo y carisma, cualidades de las que el aspirante a la Casa Blanca no anda sobrado.

La reacción oficial republicana no se ha hecho esperar. Aunque el presidente George W. Bush y el vicepresidente Dick Cheney dieron una diplomática bienvenida a Edwards a la campaña, de hecho la artillería estaba preparada de antemano fuera cual fuera el candidato final a la vicepresidencia.

Haciéndose eco de los rumores que circularon insistentemente sobre la posibilidad de que el candidato demócrata a la presidencia ofreciera el número dos de su candidatura al senador republicano por Arizona y antiguo contendiente de George Bush en las primarias de 2000, John McCain -el rumor nunca se plasmó en una oferta-, la campaña republicana se ha apresurado a distribuir un spot televisivo en el que, con toda intención, se afirma que Edwards ha sido la segunda opción de Kerry, "porque la primera fue McCain". A continuación, la cámara muestra al senador, una de las figuras republicanas más respetadas a escala nacional, en una reciente intervención con Bush en una base militar en defensa de la guerra contra el terrorismo.

Al decantarse por Edwards, frente a otras figuras con más experiencia política, como el congresista y ex líder demócrata en la Cámara baja, Richard Gephart, o con antecedentes más sólidos en los cuestiones de seguridad nacional, como el ex comandante en jefe de la Alianza Atlántica, el general Wesley Clark, Kerry ha tratado de equilibrar su candidatura con la inclusión de un sureño moderado, defensor de los valores tradicionales de la clase media estadounidense, para contrarrestar las repetidas acusaciones de "miembro más liberal [léase socialdemócrata] del Senado", que continuamente le lanzan los republicanos, en un intento de erosionar su imagen en los Estados más conservadores de la Unión.

Contrariamente a lo que es tradicional en ceremonias similares, Edwards no estaba presente junto a Kerry cuando el aspirante demócrata a la Casa Blanca anunció urbi et orbi el nombre de su compañero de candidatura como preludio de un mitin celebrado en la capital del acero, Pittsburgh.

Sólo su mujer, Teresa, acompaña a Kerry en el pódium. Durante el anuncio, Edwards permaneció, recluido y sin hacer declaraciones, en su lujosa mansión del elegante barrio de Georgetown en la capital federal, donde también tienen casa los Kerry.

Rival en las primarias

El senador sureño, que durante las primarias sólo ganó en un Estado, su Carolina del Sur natal, aunque terminara en un honroso segundo puesto en número de delegados, se unirá hoy a la campaña del candidato presidencial, después de un encuentro de las dos familias en Pittsburgh anoche.

Según ha declarado la directora de campaña de Kerry, Mary Beth Cahill, el aspirante demócrata ha considerado el historial de 25 personas como posibles compañeros de candidatura antes de decidirse finalmente por el senador por Carolina del Norte.

Antes de oficializar el anuncio, y para evitar posibles resentimientos, Kerry llamó personalmente a los otros 24 de la lista para comunicarles su decisión y pedirles su colaboración en la campaña. Igualmente, momentos antes de iniciarse el acto de Pittsburgh, Kerry tuvo la deferencia de enviar un e-mail con su decisión al millón de contribuyentes a su campaña.

Bajo el lema "Un nuevo equipo para una nueva América", Kerry manifestó en su correo electrónico a sus incondicionales que había querido que fueran los primeros en conocer su decisión porque era "el corazón y el alma de nuestra campaña".

Si el 2 de noviembre la candidatura Kerry-Edwards triunfa, será la primera vez que dos senadores alcanzan la presidencia y vicepresidencia desde que John F. Kennedy y Lyndon B. Johnson fueran elegidos en 1960. Como ahora ha hecho Kerry con Edwards, Kennedy escogió como número dos a su principal rival en la lucha por la nominación demócrata, el poderoso senador tejano Lyndon Johnson. Por su parte, Ronald Reagan también optó por llevar de compañero de candidatura a su máximo oponente en las primarias, el primer George Bush.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de julio de 2004