El director de la agencia de la calidad universitaria promete criterios claros para acreditar a los profesores

El nuevo director de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación, Francisco Marcellán, se propone en primer lugar establecer unos criterios de acreditación del profesorado universitario "claros y transparentes". La acreditación es ahora el paso previo para acceder a un contrato de profesor en la universidad y, desde que se puso en práctica, ha sido muy polémica. La principales críticas al proceso eran la arbitrariedad y el oscurantismo. Marcellán prometió además que los criterios para evaluar se acomodarán a las diferentes culturas universitarias. "No pueden ser los mismos para ciencias jurídicas que para humanidades". Unos criterios que "tendrán un margen de error, pero no un error de 60% o 70%".

Marcellán, que sustituye a Ismael Crespo, habló también, al desgranar sus primeros planes al frente de la agencia, de "impulsar la convergencia" con Europa. "No se trata de hacer el reparto del pastel de los créditos de las titulaciones, sino de definirlos y homogeneizarlos con la UE".

En tercer lugar, el director de la agencia mostró su interés en la coordinación entre las distintas agencias de calidad universitaria que hay en España. Este mes planea reunirse con todas ellas y organizar "una especie de cumbre" en septiembre en Madrid. Marcellán pidió la complicidad de los universitarios y de los ciudadanos para hacer de la agencia un referente de calidad, y para que el esfuerzo que han hecho las universidades por adaptarse a los nuevos tiempos tenga un reflejo en la sociedad. "Si hay que mejorar los servicios públicos que ofrece la universidad las cifras son la mejor manera de demostrar cómo van mejorando las cosas", afirmó.

Tras una etapa polémica, la agencia, dijo Marcellán, será "un instrumento fundamental para la mejora docente, en investigación y servicios. Todos tendremos que trabajar juntos porque la agencia no es el gran inquisidor sino el gran colaborador". Pero también pidió a las universidades "capacidad autocrítica" para saber qué se hace mal y por qué se está haciendo mal. "De esa forma", dijo "se podrán poner los medios para corregirlo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 05 de julio de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50