Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas asegura que de haber sido presidente ya habría nuevo Estatut

Si Artur Mas hubiera sido investido presidente de la Generalitat de Cataluña ya tendría el nuevo Estatut. Pero Mas, en su calidad de jefe de la oposición, tuvo que limitarse a hablar en condicional al explicar ayer cual habría sido su primera medida de haber sucedido a Jordi Pujol. Como presidente habría reunido a los presidentes de grupo en el Parlament para fijar un calendario y marcar que "en seis meses" estuviera a punto la propuesta de nuevo Estatut, subrayó ayer. Esta celeridad era necesaria para que, al constituirse el nuevo Gobierno central, después de las elecciones de marzo, "ya tuviera sobre la mesa" el documento estatutario y así conociera todas las aspiraciones fijadas por las fuerzas políticas catalanas.

El jefe de la oposición recriminó al presidente catalán, Pasqual Maragall, que "no se involucre personalmente" en la elaboración del Estatut y renuncie a ser su "motor de impulso", y cuestionó la campaña institucional para fomentar la participación ciudadana en el proceso de redacción. Mas aseguró que si el presidente de la Generalitat no se tomara con tanta "parsimonia" el proceso, sería posible tener a punto una propuesta del Estatut para este mismo año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de julio de 2004