Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

'Bacavés'

La Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) ha creado una ponencia para estudiar y proponer, en su caso, el nombre que hay que darle a la lengua que hablamos los valencianos. Ardua tarea la encomendada a estos ponentes. Mi ilustre paisano, Nicolau-Primitiu Gómez Serrano, ya afrontó en solitario tan noble empeño y llegó a proponer el nombre de bacavés. La denominación tenía su fundamento y estaba muy puesta en razón. Dado que nuestra lengua es hablada en Baleares, Cataluña y Valencia, bastaba encontrar, primero, un nombre que aglutinase los tres territorios. Y proponía Bacavia (BA, de Baleares, CA, de Cataluña, y VIA, de Valencia). ¿Y cómo denominaremos a la lengua que hablan los habitantes de Bacavia? Pues muy fácil y lógico: el bacavés. Dicen que en la AVL se ha apuntado la posibilidad de aplicar a nuestra lengua el nombre de "valenciano-catalán". Lo cual ha hecho sonar los timbres de alarma en los sectores anticatalanistas. Y en nuestros políticos de la derecha. Incluso entre el clero. Camps ha criticado a la Acadèmia por pronunciarse sobre esta posibilidad. Por su parte, los prelados del País Valenciano y de Baleares han decidido esperar a que exista un acuerdo para aprobar la versión del misal elaborada por la Comisión de Textos Religiosos de la AVL. También el secretario de Cultura, David Serra, ha terciado oponiéndose a lo de valenciano-catalán. Dice que la lengua valenciana se llama así desde la época medieval de Joanot Martorell. Y puede que tenga razón. De todos es conocida la frase de aquella época en que se decía que los valencianos hablábamos el plus bell valencianesch del mon... ¿O era el plus bell catalanesch? No sé. Uno ya es muy mayor y le falla la memoria. En todo caso, ¿por qué no recuperar el nombre bacavés que proponía mi paisano Nicolau-Primitiu? Y en lugar de Països Catalans ponemos en circulación lo de Bacavia. Eliminábamos de una vez por todas el nefasto y repelente gentilicio "catalán", que tanto molesta. Y con razón. Porque nuestros vecinos del norte no piensan en otra cosa que furtarmos tot lo que poden. Recuperemos, pues, el nombre de "bacavés". No se estrujen más el cerebro los señores académicos.

fburguera@inves.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de julio de 2004