Entrevista:HENNING KAGERMANN | PRESIDENTE DE SAP

"La innovación no se fomenta con más leyes"

El "proteccionismo público"no creará una industria de software en la UE, según Kagermann

SAP es una compañía peculiar. Es alemana, lo cual parece descartar, a priori, que pueda ser líder en software. Pero es la tercera empresa del mundo en este negocio, y domina el mercado de aplicaciones de gestión empresarial por delante de competidores americanos. Además, su crecimiento se sostiene gracias a las ventas que realiza, precisamente, en EE UU, donde su facturación creció un 45% en el último trimestre.

SAP se mueve, sin embargo, en aguas turbulentas. Oracle lanzó hace un año una OPA hostil contra su principal competidor, Peoplesoft, una operación a la que se opone el Departamento de Justicia (DOJ) americano aduciendo que entonces sólo quedarían dos jugadores, Oracle y la propia SAP. La compañía alemana ha negado en varias ocasiones esta visión "estrecha" del mercado y, para probarlo, ha confirmado que el año pasado negoció una fusión con Microsoft. Esta noticia puede ser buena para ella -significa que su negocio es apetecible- pero también mala, ya que indica que el gigante americano tiene un fuerte interés por el mercado del software empresarial.

"Nuestros competidores americanos hacen el 50% del negocio en EE UU. Nosotros, el 20% en Alemania. Su debilidad está fuera de su frontera"
"¿Podemos protegernos de países cuyo coste laboral es un 20% inferior al nuestro? No necesito subsidios; yo quiero flexibilidad"

Más información

Henning Kagermann trabaja en SAP desde 1982, forma parte de su comité ejecutivo desde 1991, y también es miembro de otros consejos como el de Deutsche Bank o DaimlerChrysler Services. Preocupado por la innovación y la supervivencia de la industria europea del software, es criticado y alabado por igual en su país por sus teorías liberales.Pregunta. En el primer trimestre, SAP ha aumentado ventas (5%) y beneficios (23%). ¿Ha comenzado la recuperación de la industria tecnológica?

Respuesta. Sí, y no sólo para SAP, sino para la mayor parte de los socios con los que trabajamos. Se están cerrando proyectos más grandes, y los clientes están invirtiendo estratégicamente en tecnología. Es una tendencia de todo el mercado, aunque no en todos los sectores. Hay algunos que están mejorando, como las telecomunicaciones, los servicios financieros y, sobre todo, el sector público. Y en cuanto a las áreas geográficas, la principal razón de nuestro crecimiento ha sido Estados Unidos. Ha sobrepasado nuestras expectativas.

P. ¿Cómo se hace para vender software europeo en EE UU?

R. Hay que tener tres cosas. Para empezar, claro, un buen producto. También tenemos una gran base de clientes; los estadounidenses son algunos de nuestros consumidores más activos. Y es necesario un buen equipo. No vamos allí como alemanes; trabajamos con buenos gestores americanos. Ellos entienden el mercado, conocen la manera de vender, y eso es importante, porque es diferente.

P. Su principal rival estadounidense, Peoplesoft, acaba de anunciar precisamente que va a invertir para quitarle a SAP el liderazgo en Europa.

R. Ésta es la típica reacción americana. Sólo para darle una idea, en Europa, tenemos el 74% del mercado. Así que, ¿cuánto pueden tener ellos? ¿El 4% o 5%? Es marketing, nada más, créame. Van a la prensa, dan grandes entrevistas y dicen que en dos años quieren ser número uno en Europa. Pero es extremadamente difícil. Nuestros competidores americanos, normalmente, hacen el 50% o 60% de su negocio en EE UU, su mercado. Nosotros sólo hacemos el 20% en Alemania, nuestro mercado. Su debilidad siempre ha estado fuera de sus fronteras, especialmente en Asia y Europa. Para ellos no tiene sentido invertir dinero en la pequeña Eslovaquia, en la pequeña Portugal o en la pequeña Noruega. Nosotros debemos hacerlo porque nuestro mercado no es lo suficientemente grande.

P. No parece preocupado por la competencia. ¿Qué le preocupa, entonces?

R. En Europa es la economía. Aquí, realmente, aún no vemos la recuperación.

P. ¿Qué opina sobre la OPA de Oracle sobre Peoplesoft?

R. No tiene ningún impacto sobre SAP, al menos no estratégicamente. Las dos empresas juntas son menos de la mitad de nuestro tamaño, así que no significaría un cambio en nuestra estrategia. Creo que para nosotros es bueno, en cualquier caso. Si no pasa nada, estas empresas habrán gastado mucha de la atención de sus gestores y de la confianza de sus clientes para nada. Y si pasa, creo que tendrán mucho trabajo de integración por delante. En esta industria no ha habido muchos ejemplos de fusiones de éxito. Por eso no estamos nerviosos.

P. ¿Ha sacado beneficio de esta situación?

R. Un poco, sí. Ya habíamos conseguido algunos proyectos de JD Edwards [fusionada con Peoplesoft], e incluso hay un caso, de una compañía americana de tamaño medio, que había seleccionado a JD Edwards, y dos meses después firmó el proyecto con SAP.

P. El gobierno estadounidenses quiere bloquear la operación porque dice que el mercado se reduciría a dos empresas: SAP y Oracle. ¿Le preocupa esta visión?

R. Es estrecha, sí. No me gusta hacer comentarios sobre esto porque la prensa me malinterpreta. Yo dije una vez que la definición del DOJ es completamente equivocada, y que estamos en contra, y lo que se publicó es que SAP tomaba partido por Oracle en su OPA hostil contra Peoplesoft. Pero lo cierto es que no apoyamos la definición del mercado del DOJ, porque produce una segmentación artificial. Sólo encaja con los argumentos de una empresa, que es Peoplesoft.

P. Hay una gran discusión en Europa sobre si las administraciones deberían apoyar las compras de software abierto para crear una industria europea. ¿Qué opina?

R. Creo que no funcionará. Nunca lo hace cuando el gobierno cree que, gracias a una regulación, puede generarse innovación en la industria. El único caso en el que ha funcionado, hasta cierto punto, ha sido con Airbus, pero es una industria completamente distinta y se puso mucho dinero en ello. No deberíamos ser proteccionistas. Si realmente queremos crear grandes empresas deberíamos crear un ambiente que sea favorable a la innovación. Pero empujar una tecnología con proteccionismo público... No estoy a favor.

P. ¿Y qué se puede hacer para tener más empresas europeas de software?

R. Lo primero en lo que hay que pensar es en la capacidad de atraer talento. El 45% de los estudiantes formados en EE UU en carreras técnicas son extranjeros. No sé lo que será en Alemania, pero el 5%, con suerte. Además, en EE UU se registra el doble de patentes que aquí. Ya lo he dicho en público, y lo repito: deberíamos optar por el modelo americano.

P. ¿Por qué?

R. Perderemos mucho tiempo si no lo hacemos, y tendremos sólo compañías locales que serán buenas en sus países. Pero nunca serás un líder en tecnología si no lo eres en el mercado más grande del mundo; es el 50% del total. El modelo europeo sólo funciona si quieres quedarte aquí, en la pequeña Europa. Pero si quieres ser líder mundial tienes que jugar con las reglas del mercado mundial.

P. ¿Qué reglas?

R. Hay cosas ridículas. En Alemania tenemos trabajadores muy buenos que no pueden traerse a sus familias por las leyes de inmigración, en lugar de dejar que pueda quedarse en el país con su familia, todo el tiempo que quiera. Esto es lo que falta, desde mi punto de vista. Además, hay poca flexibilidad en el trabajo. Protegemos el empleo, y nos protegemos a nosotros mismos, pero ¿podemos protegernos de los países cuyo coste laboral es un 20% inferior? No, esos países están en la UE. A veces, cuando digo estas cosas en Alemania no soy muy popular. Pero también digo que no necesito subsidios; lo que yo necesito es flexibilidad y libertad. Déjennos hacer lo que queremos hacer.

Henning Kagermann, en Madrid.
Henning Kagermann, en Madrid.BERNARDO PÉREZ

"Microsoft está en este mercado. No es agradable, pero podemos vivir con ello"

Microsoft, como creador y señor de la plataforma Windows, y SAP, fabricante de aplicaciones, siempre han sido socios y buenos amigos. La decisión de la compañía americana de competir en este mercado del software empresarial, y la de SAP de trabajar con la plataforma Linux [el sistema operativo abierto que compite con Windows], no ha empañado esas relaciones, dice Kagermann.

P. Microsoft ha comprado Navision y Great Plains, dos empresas de software para empresas. Está intentando entrar en su mercado.

R. Bueno, no lo está intentando; ya está aquí dentro. Es una empresa muy grande y muy importante, así que es un serio competidor; no hay duda sobre eso. Por otra parte, los negocios de esas compañías que ha mencionado son una parte pequeña del sector. No es una noticia agradable, pero podemos vivir con ello.

P. Microsoft es uno de sus grandes socios. ¿Cuál es su opinión sobre Linux?

R. A Microsoft no le gusta el software libre; eso hay que entenderlo. Pero, por otro lado, éste es un mercado, y está despegando. Hoy en día tenemos casi 2.000 instalaciones en Linux. Claro que tenemos 40.000 en Windows, es sólo el 5% o 6%, pero está creciendo, y Microsoft también, por lo que al final el perdedor puede ser Unix. Si esto continúa así, podríamos acabar con dos plataformas. Por cierto, SAP fue la primera compañía, ya en los noventa, en anunciar productos para Linux. La gente tiende a olvidarlo porque somos una empresa alemana, demasiado conservadora , pero es verdad. Y seguiremos haciéndolo. Esto no tiene nada que ver con Microsoft, porque es nuestro deber trabajar con varias plataformas para que el cliente pueda elegir. Y Linux es una de ellas.

P. ¿Tiene fuerza el software libre en las aplicaciones? ¿Puede afectar a SAP?

R. No lo creo. Hay bases de datos o aplicaciones ofimáticas en código abierto. Pero no creo que las haya en recursos humanos. Nosotros siempre hemos creído que todo lo que está debajo de las aplicaciones es una commodity, porque no importa lo que sea, la aplicación se comporta de la misma manera. Hacer de una aplicación una commodity... sólo funcionará en algunos casos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 26 de junio de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50