Montilla rechaza una demora para la liberalización del sector textil

No hay retrasos posibles para la liberalización total del sector textil, que dejará a uno de los sectores tradicionales de la industria catalana ante el complicado reto de competir con el gigante chino, India y los dragones del Sureste asiático. El ministro de Industria, Comercio y Turismo, el socialista José Montilla, explicó ayer en Barcelona que la liberalización total del sector textil -prevista para el 1 de enero de 2005- "es competencia de la Unión Europea y depende de acuerdos multilaterales en los que poco puede hacer el Gobierno".

Montilla rechazó así la petición del Consejo Intertextil -la patronal del sector en España-, que junto con 90 organizaciones empresariales de 47 países ha reclamado esta semana medidas de emergencia ante la fuerte competencia procedente de China, que pone en peligro unos 30 millones de empleos en todo el mundo. A seis meses de la apertura de fronteras a los productos asiáticos, Montilla reconoció que en el textil español y catalán "cunde el pánico", pero recordó que las empresas "no han hecho los deberes" a pesar de que el anterior Gobierno firmó un acuerdo con el Observatorio Industrial Textil para facilitar la transición, con medidas de apoyo a la investigación que incluyen inversiones de 34 millones de euros.

En la presentación del Anuario sociolaboral 2003 de la UGT de Cataluña, el titular de Industria explicó que la economía catalana "va razonablemente bien", a pesar de los problemas que supone la deslocalización de multinacionales hacia países con menores costes laborales. Rechazó aplicar desde el Gobierno medidas para poner dificultades a la fuga de empresas, pero aseguró que las administraciones públicas tienen "cierto margen de actuación" para regular las deslocalizaciones. "Cuando las multinacionales han recibido ayudas públicas, hay recorrido para regular la salida de estas empresas, que debe concretarse en el momento en que se instalen", dijo.

José María Álvarez, de la UGT, reclamó "una regulación para la implantación de multinacionales" y recordó que algunas de estas empresas "han disfrutado de apoyo público y no se van porque tengan pérdidas, sino para ganar más dinero".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 26 de junio de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50