Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El autor de 'Me cago en Dios' niega ante el juez que haya querido herir la sensibilidad religiosa

El autor de la obra teatral Me cago en Dios, Íñigo Ramírez de Haro, negó ayer ante el juez que haya querido herir con su obra los sentimientos religiosos de nadie. Ramírez de Haro, cuñado de la presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre, compareció ante el juez de Instrucción número 26 para responder de las casi 3.000 denuncias y una querella -firmada por 20 personas- que han sido presentadas contra él por la exhibición de su obra en diversas salas de Madrid, entre ellas la del Círculo de Bellas Artes.

Los denunciantes sostienen que, con esta obra, Ramírez de Haro ha herido los sentimientos religiosos de muchas personas y que ello supone una vulneración de los artículos 510 y 525 del Código Penal. Una de las denuncias fue remitida a la Fiscalía de Madrid, que, a su vez, la envió al juzgado por si los hechos podían ser constitutivos de delito.

Antes de prestar declaración, Ramírez de Haro, defendido por la abogada Cristina Almeida, afirmó que le sorprende que, estando en el año 2004 en un país libre con una Constitución laica y con derecho a la libertad de expresión, "pueda ponerse a juicio ésta por una campaña orquestada por la Confederación Episcopal y su brazo secular, la Cope, y otros medios de comunicación clericales y paraclericales", según informa Efe.

Muchas de las denuncias han sido tramitadas a través del Centro Jurídico Tomás Moro. En ellas se indica que la obra de Ramírez de Haro está hecha para "provocar el odio o la discriminación por motivos religiosos y para hacer escarnio de las creencias religiosas". Otras denuncias son impresos de feligreses de parroquias que se limitaron a rellenar su nombre y estampar su firma en un formulario ya hecho, y en el que constan los hechos y los fundamentos de derecho.

Tras prestar declaración ayer Ramírez de Haro, el juzgado remitirá las actuaciones a la Fiscalía de Madrid para que ésta se pronuncie sobre si los hechos son o no, a su juicio, constitutivos de los delitos que citan los denunciantes. Tras el informe de la fiscalía, el juez deberá pronunciarse sobre si prosigue las pesquisas o las archiva.

Una pieza polémica

La exhibición de la obra de Ramírez de Haro en el Círculo de Bellas Artes provocó una dura queja de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre -cuñada de Ramírez de Haro-, ya que el Gobierno regional se halla entre los patrocinadores de las actividades del Círculo. La presidenta indicó que el Gobierno regional se replantearía sus subvenciones al Círculo de Bellas Artes.

Tanto Ramírez de Haro como el protagonista de su obra fueron agredidos por dos espectadores, familiares del ultraderechista Blas Piñar, durante una de las representaciones. Posteriormente, la obra se representó en el teatro Alfil, donde, por falta de público, fue retirada antes de tiempo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de junio de 2004