Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ilusos

Lusitanos que viven en Madrid están hoy algo ofuscados. Hace años, en un coloquio entre empresarios portugueses y españoles, Franco inició así su soliloquio: "Españoles y lusos...". Como éramos jóvenes, no sabíamos muy bien por dónde iban los tiros. Pero advertimos que toda Lusitania bramaba de risa o de mosqueo. Y España, casi entera, se puso al borde de la carcajada o el cabreo: ¿Somos ilusos los españoles? ¿Y los madrileños? ¿Nos ganan en sagacidad los portugueses? Algunos dicen que sí y otros que no.

Pero lo de hoy es otra cosa: Lisboa contra Madrid, y viceversa. Sáez contra Scolari agreste y montaraz.

El fado saudoso y la samba temeraria (navajera, en este caso) se coaligan contra el pasodoble, y viceversa. Suspiros de España y Portugal, que vaya usted a saber cómo concluyen. Portugal es algo así como el apéndice nasal de la península Ibérica: ostentosa nariz independiente y soberana, a pesar de todos los pesares, cosa que tiene su mérito. Algunos seguimos preguntándonos cómo se logró tamaño consenso. Pero ésa es otra historia. Sea lo que fuere, Madrid está enamorada de Lisboa, con Saramago de testigo.

Ahora bien, ciudadanos, la cosa de hoy, este singular encuentro balompédico, fratricida y peninsular, debiera ser calibrado en su justo medio. En las actuales circunstancias internacionales, y habida cuenta de las desastrosas coyunturas del mundo, a lo mejor convenía que ganara España el campeonato europeo para bien de todas las naciones, en general, y para colocar a la península Ibérica en un lugar privilegiado dentro del contexto internacional que nos espera y deseamos. Missia, la sucesora de Amalia Rodrigues, nos ampara (Missia se forjó en el madrileño Café del Foro). Estamos también seguros de que Figo, merengón, intercede por nosotros, aunque está entre la espada y la pared. Él es luso, ya saben. Pero, a lo mejor, el mundo está hecho para los ilusos. Vamos a tener que ir a Fátima alguna noche espídica para conversar con María la Portuguesa. Missia, Figo, rueguen por nosotros, ilusos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS