Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

260 rayos, fuertes ráfagas de viento y 50 litros en media hora

La combinación de una masa de aire frío en altura, sumada a aire frío en superficie sobre un mar relativamente caliente, fue responsable de la tromba de agua, viento y aparato eléctrico que afectó la madrugada del lunes a Valencia y parte del área metropolitana. Así definieron ayer desde el Centro Meteorolígico Territorial de Valencia el fenómeno ocurrido, nacido de la inestabilidad producida en las capas bajas y altas de la atmósfera, una situación que "no es frecuente pero tampoco es un fenómeno extraño", aunque este tipo de tormentas "suelen ser más cortas en esta época del año". A falta de posteriores estudios que confirmen los indicios recogidos, lo sucedido ayer fue "una supercélula", es decir, una tormenta "más potente, más organizada y de mayor potencial" que las convencionales, señalaron los técnicos del centro, quienes comentaron que aún pudo ser peor.

El origen de estas precipitaciones estuvo en el mar, frente a las costas de Tarragona, donde tomó cuerpo este fenómeno. Desde allí se fue desplazando hacia el suroeste hasta llegar a Valencia. Pese a los destrozos provocados y la virulencia del viento y las precipitaciones, sólo entró en contacto con la ciudad un borde de la perturbación y al evolucionar hacia el sur fue debilitándose, hasta perder fuerza y desaparecer. De haber penetrado más, la intensidad del viento y la lluvia hubiera sido mucho mayor.

Además, "en otoño, este fenómeno podría haber provocado precipitaciones de entre 200 y 300 litros por metro cuadrado", comentaron desde la delegación valenciana del Instituto Nacional de Meteorología.

Preemergencia

En previsión de fenómenos similares, el Centre de Coordinació d'Emergències de la Generalitat decretó la situación de preemergencia por chubascos tormentosos fuertes o muy fuertes. Y es que en sólo dos horas, el INM contabilizó en el área metropolitana de Valencia 260 rayos -el primero a las 4.02 y el último a las 6.05-, en un radio de 20 kilómetros a partir del observatorio situado en los jardines de Viveros, en Valencia. Además, se registraron rachas de 80 kilómetros por hora provocados por el "rápido desplazamiento de la tormenta en dirección noreste-suroeste", a lo que se sumaron lluvias de 45 litros por metro cuadrado en valencia, 38,6 en l'Alcúdia o 50 en Albal, en poco más de media hora.

Para hoy, el centro territorial de Valencia prevé intervalos nubosos más abundantes en el litoral con chubascos moderados y ocasionalmente tormentosos, también más probables en el litoral y prelitoral. Las temperaturas no registrarán cambios y el viento será del nordeste flojo con intervalos moderados en el sur.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de junio de 2004