Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones Europeas

Coalición Europea queda fuera de la Cámara al perder sus dos escaños

Coalición Europea (CE), liderada por el andalucista Alejandro Rojas-Marcos, perdió ayer, con el 100% del escrutinio, los dos escaños en el Parlamento Europeo que obtuvo en 1999. CE, integrada por Coalición Canaria, Partido Andalucista, Unió Valenciana, Partido Aragonés, Unió Mallorquina, Convergencia de Demócratas de Navarra, Extremadura Unida y Partíu Asturianista, sufrió una enorme sangría de votos en los comicios de ayer.

Hace cinco años, esta coalición consiguió 677.094 sufragios, lo que representó el 3,2% de los votos y le permitió contar con dos diputados en el Parlamento Europeo. En aquellos comicios, CE se situó como la quinta fuerza más votada en el Estado. Con el 100% del escrutinio, CE obtenía 184.575 votos, lo que suponía el 1,21%.

Alejandro Rojas-Marcos (del Partido Andalucista), ha sido el encargado de ocupar el primer lugar en las listas de CE. El segundo puesto ha sido para Alfredo Belda Quintana, de Coalición Canaria, formación que en esta ocasión ha cedido el primer puesto de la candidatura al histórico dirigente andalucista.

Era la segunda vez que Coalición Europea concurría a las elecciones al Parlamento de la UE. En los anteriores comicios, en 1999, esta formación logró el mayor número de votos en Canarias y en Andalucía. En concreto, el 77,2% de los votantes de CE era de estas dos regiones, que en esta ocasión han dado la espalda a la coalición. En Andalucía, el PA ha pasado del 6,64% de los votos en 1999 al 2,57% en los comicios de ayer. En el archipiélago canario, CC ha dejado de ser la primera fuerza y ocupa ahora la tercera posición.

"Bipolarización"

Rojas-Marcos justificó el batacazo en la "clara bipolarización del voto" promovida, en su opinión, por el PSOE y el PP, formaciones a las que acusó de haber "eludido el debate europeo". "Ninguno ha hecho una campaña de concienciación europea, han ido a la confrontación y a buscar la segunda vuelta de las generales", afirmó. "El coste de la reducción de escaños para España lo han pagado los partidos nacionalistas, entre ellos el PA, y es obvio que la coalición, y yo como candidato, no hemos hecho las cosas bien".

Sin embargo, este análisis no parece que vaya a tener efectos en su carrera política. Según dijo, seguirá "remando río arriba porque la vida política se lleva dentro, no es una profesión ni un problema de cargos, de elecciones o de candidaturas, sino de dedicación a la sociedad y a Andalucía". "Entre mis planes no está suicidarme", ironizó. Y señaló que, pese al resultado, el mensaje de CE ha sido "bien recibido" y felicitó "especialmente a los partidos nacionalistas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de junio de 2004