Tribuna:FÓRUM DE BARCELONA | Opinión
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los conflictos en la vida cotidiana

Si queremos un mundo mejor para toda la humanidad, hemos de reivindicar nuestro protagonismo como ciudadanía. Como ciudadanos comprometidos, hemos de tener muy presente que no podemos esperar que el mundo cambie hacia quién sabe dónde, ni podemos esperar que nos arrastren unas transformaciones que no deseamos. Hemos de exigir el derecho a participar en el diseño de una nueva cultura, hemos de reclamar el papel protagonista en el cambio de los tiempos.

Si queremos un mundo mejor, también hemos de reivindicar el papel protagonista y el cambio en la manera habitual en que nos enfrentamos a los conflictos que suceden en nuestro entorno. No podemos permanecer impávidos porque nosotros tenemos mucho que decir sobre si las diferencias y la diversidad se tienen que gestionar con la pelea, la violencia y la guerra, o bien se tiene que reemplazar por procesos más constructivos, como la negociación cooperativa, la mediación, la democracia participativa y la acción no violenta.

Si queremos un mundo mejor, hemos de apostar decididamente por promocionar la convivencia humana, por recuperar el reconocimiento del otro como legítimo otro. En las actuales coordenadas de nuestro cosmos civilizado, no hay garantías suficientes para construir un lugar donde las personas puedan convivir con dignidad, respeto y legitimidad. Nos hallamos vagando en un mundo que no hemos sabido convertir en nuestro hogar, donde la tendencia deshumanizadora de la mundialización avanza hacia el debilitamiento de los vínculos sociales, hacia la degradación de la calidad de vida de los seres humanos. Apostar por la convivencia supone apostar por maneras pacíficas de abordar nuestros conflictos, pues estos procesos contribuyen a crear y restituir los vínculos sociales, a la recuperación del sentido de comunidad, de relaciones humanas más auténticas y plenas.

Si queremos un mundo mejor, hemos de abandonar nuestra visión dualista del mundo. A menudo los seres humanos tendemos a explicar cualquier fenómeno como si sólo existieran dos extremos, bueno-malo, verdadero-falso, blanco-negro..., sin admitir la posibilidad de grados ni términos medios. Adoptar el dualismo supone favorecer la adopción de juicios simples y superficiales.

Uno de los binomios superficiales más corrosivos por los cuales nos regimos los seres humanos es aquel que establece yo tengo razón, tú estás equivocado. No hay posibilidad de matiz. La convicción de tener razón absoluta es el fuelle ideal para avivar el fuego de salidas destructivas en cualquier proceso conflictivo. Si yo tengo la razón, cualquier decisión será legítima, incluso el uso de la violencia y la coacción. Del mismo modo, nuestra concepción del conflicto también es dualista. Partimos casi siempre del supuesto de que toda situación conflictiva presenta únicamente dos lados enfrentados. Casi siempre se piensa que ante un conflicto únicamente hay dos posiciones posibles: a favor o en contra.

Para contrarrestar el maniqueísmo, para erradicar los esquemas dualistas, es esencial concebir que todo puede ser de otra manera. Es un ejercicio de mala fe defender que en los asuntos humanos no hay más que una alternativa o una única solución. Hemos de poner en cuestión que sólo haya una lógica posible de hacer las cosas. Tener voluntad de ser protagonista en nuestro siglo supone tener la voluntad de trascender el dualismo, de trascender los binomios y navegar con comodidad por el posibilismo de las alternativas. Trascender este dualismo en el ámbito de los conflictos significa no olvidar que cualquier razón es una verdad parcial, ambigua, tentativa y mezclada de vivir la realidad. También supone considerar que en todo proceso conflictivo hay presentes más de dos lados: ninguna disputa acontece en el vacío, siempre hay una comunidad -la familia, la organización, las amistades, las personas mediadoras, la sociedad en general...- que no se inclina por ninguno de los antagonistas e insta a las partes a apostar por las vías del diálogo y de la paz para superar sus conflictos cotidianos. Si queremos un mundo mejor, hemos de recuperar el arte perdido de conversar, de dialogar, de escuchar; hemos de restaurar nuevas ágoras donde la palabra sea posible como herramienta pacífica de afrontar los conflictos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las personas verdaderamente revolucionarias del nuevo siglo que despunta serán las hacedoras de paz, aquellas personas que apuestan decididamente por erradicar la violencia, aquellas personas que están dispuestas a cambiar pacíficamente las estructuras injustas del mundo. Hemos de abandonar el sueño prometeico de la dominación del universo porque la aspiración a convivir pacíficamente en nuestro planeta es esencial y urgente para la supervivencia de la humanidad. Si queremos profundizar en la empresa ética de mejorar la condición humana, hemos de cultivar una cultura en la cual las disputas más graves se gestionen no con la fuerza y la coacción, sino con el empeño armónico de toda la humanidad.

No estoy hablando de esfuerzos vanos, quiméricos o utópicos en pos de un mundo mejor. Los hacedores de paz saben que en sus manos no están las soluciones a todos los problemas del mundo, pero también ellos saben que ante los problemas del mundo ellos aportan sus manos.

Jordi Grané es director del diálogo Los conflictos en la vida cotidiana.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS