Los acusados de robar 19 pinturas en casa de Esther Koplowitz aceptan un año de cárcel

Los tres acusados por el robo de 19 valiosos cuadros en el domicilio de la multimillonaria empresaria Esther Koplowitz no tendrán que sentarse en el banquillo. Hace unos días llegaron a un acuerdo con el fiscal y los abogados de Koplowitz y han aceptado que se les imponga un año de cárcel por el hurto de las 19 obras de arte, todas ellas recuperadas por la policía en los meses siguientes al espectacular robo. La obra más valiosa de las sustraídas era El columpio, un lienzo de Goya tasado en 12 millones de euros.

El juicio contra los tres acusados (Luis Miguel del Mazo -el portero de la finca de Koplowitz, que ayudó a los otros dos a ejecutar el robo-, Ángel Suárez, alias Cásper -considerado por la policía como uno de los mayores butroneros de bancos- y Juan Manuel Candelas, socio de Cásper) se iba a celebrar los días 29 de junio y 2, 4 y 6 de julio en el Juzgado de lo Penal 3 de Madrid.

Hace apenas una semana, los acusados, acompañados de su abogado, Oskar Zein, comparecieron en el juzgado, en presencia del fiscal, y llegaron a un acuerdo. El fiscal, que inicialmente pedía para cada uno de ellos una pena de tres años de cárcel, redujo su petición a un año de prisión y los tres se conformaron con la pena. La juez dictará ahora una sentencia en ese sentido. Antes de alcanzar el acuerdo, los acusados han abonado la responsabilidad civil derivada de su acción, que el fiscal fijó en algo más de 20.000 euros. Los abogados de Koplowitz -máxima accionista de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC)- se habían adherido a la petición del fiscal, con lo que se adhieren también al acuerdo.

'Pinchazo' telefónico

Los 19 cuadros fueron robados el 8 de agosto de 2001. La policía comenzó a seguir el rastro de las obras robadas a raíz de la intervención del teléfono del ex vigilante de la finca, Luis Miguel del Mazo. Tras el robo, éste comentó a los agentes que unos atracadores, encapuchados, le habían inmovilizado tras golpearle y maniatarle. Los agentes no le creyeron. Y demandaron autorización judicial para intervenir su teléfono y seguirle. Se da la circunstancia de que Koplowitz había donado en el año 2000 casi 20.000 euros en acciones de FCC a este vigilante. Los agentes comprobaron pronto que estaba compinchado en el robo con Cásper y Candelas.

La policía siguió al portero y éste les llevó a Cásper y a Candelas. En junio de 2002 se recuperaron 10 de las 19 obras. Entre ellas, las de El columpio, de Goya, así como otras de Sorolla, Al baño Valencia, y Las tentaciones de San Antonio, de Brueghel. Fue gracias a una operación policial efectuada en junio de 2002 en un hotel de la calle del Capitán Haya. Cásper y Candelas se disponían a vender en ese momento una de las obras de la colección. Con posterioridad, los investigadores policiales recuperaron el resto de las obras.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS