Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Sinfónica vasca ofrecerá más de cien conciertos entre octubre y junio

La Orquesta clausurará su gira por Alemania en el Konzerthaus de Berlín

San Sebastián

La Orquesta Sinfónica de Euskadi (OSE) dará inicio el 4 de octubre en Bilbao a una de las temporadas más intensas de su trayectoria. Desde entonces, y hasta el 3 de junio, ofrecerá más de cien conciertos junto a destacados directores y solistas, protagonizará una gira por Alemania con parada en el Konzerthaus de Berlín y viajará a Asturias. El programa, continuísta en su esquema, está marcado por el compromiso con la música de hoy.

El director general de la OSE, Germán Ormazabal, presentó ayer la nueva temporada de conciertos junto a los dos responsables musicales de la orquesta, Gilbert Varga y Cristian Mandeal, que renuevan su contrato hasta 2008. Comparecieron satisfechos por el trabajo realizado este curso, cerrado ayer en Vitoria -sobre todo su éxito en la gira por Gran Bretaña-, pero sin caer en la autocomplacencia. "La evolución de la orquesta en los últimos seis años ha sido espectacular, pero tenemos que trabajar duro para seguir en esa búsqueda de una mayor calidad", dijo Varga.

Esa declaración de intenciones se refleja en parte en los números. Los músicos de la OSE ofrecerán la próxima temporada más de un centenar de conciertos bajo la dirección de maestros como Oleg Caetani, Josep Pons, Wayne Mashall, Aldo Ceccato, José Ramón Encinar y Vasily Petrenko, entre otros; y junto a solistas como Joaquín Achúcarro o las hermanas Labèque al piano, el trombonista Christian Lindberg o los violoncellistas Antonio Meneses y David Geringas o la vocalista Jennifer Larmore. 56 de estos conciertos corresponden a la temporada de abono y se desarrollarán en el Euskalduna, de Bilbao, el Kursaal de San Sebastián, el Baluarte de Pamplona y el Principal de Vitoria, donde la orquesta cerrará el curso el 3 de junio junto al Orfeón Donostiarra y un destacado grupo de solistas -la soprano Brigitte Fournier, la mezzo Brigitte Balleysy el tenor Joan Cabero- en un recital-homenaje a A. Honegger en el 50 aniversario de su muerte.

"Temporada arriesgada"

"La temporada 2004-2005 va a ser una de las más arriesgadas", sentenció Ormazabal, tras destacar que casi la mitad de las 44 obras que abordarán en los conciertos de abono son nuevas para los músicos. Pero también habló de riesgos en un programa continuísta en su esquema -Matinèes de Miramón, Conciertos Didácticos...- por el compromiso que adquiere la OSE con los autores contemporáneos. "Vamos a tener mucha música del siglo XX y del XXI. De hecho, el 4 de octubre arrancamos con el estreno de una obra que encargamos a Erkoreka", Océano.

No será el único estreno. La OSE -que grabará sendos CDs dedicados a Tomás Garbizu y Aita Madina, con la participación de Los Romero en las guitarras y el solista de la Filarmónica de Viena Xabier Maistre- interpretará por primera vez en España obras de Takemitsu, Lindberg y Rorem, en el marco de una programación en la que incluye como contrapunto grandes composiciones del repertorio sinfónico: Mozart, Haydn, Beethoven, Mahler, Sibelius o Schubert, entre otros.

La de ayer fue la primera comparecencia de los responsables de la OSE tras su gira por Gran Bretaña y ya anunciaron un nuevo reto internacional, tras presentar su nueva imagen, una caracola. La orquesta, que visitará en marzo a Gijón y Oviedo, viajará a Alemania en enero para ofrecer cuatro conciertos, uno de ellos en el Konzerthaus de Berlín, uno de los templos de la música clásica. "Si continuamos con el apoyo del Gobierno vasco, podremos seguir con esta búsqueda de una mayor calidad", dijo Varga, ante el violinista Lorenz Nasturica, concertino invitado permanente junto a Bernhard Hartog, y el director de Creación y Difusión Cultural, José Antonio Arbelaitz. Ayudaría a ello, dijo, "que se aumentaran los sueldos de los músicos y se equiparasen con los de otras orquestas". ¿Qué va a hacer el Ejecutivo? "No le podría contestar. Estamos en un momento de prórroga presupuestaria", se excusó Arbelaitz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de junio de 2004