Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaime Chávarri se define en Peñíscola como "un artesano apasionado"

El director recibe el Calabuch de honor en la clausura del festival

El Festival de Peñíscola cerró ayer su 16ª edición con un invitado de excepción, el realizador madrileño Jaime Chávarri, que recogió el Premio Calabuch de Honor a toda una carrera en la gala de clausura y, antes, dejó constancia de su personalidad como artesano del cine y enemigo del cine de autor. El realizador rechazó la etiqueta de autor porque se considera a sí mismo "un artesano apasionado".

Chávarri (Madrid, 1943) es uno de los escasos directores de prestigio del cine español que huye de la etiqueta de creador: "La mayoría de las películas más insoportables de la historia del cine han sido filmes de autor. Por eso, como he huido de esa faceta de creador y autor, gran parte de mis películas han sido encargos".

Parece extraño que el director de filmes tan personales como El desencanto o Tierno verano de lujurias y azoteas rechace el calificativo de autor. Pero Chávarri cree que "en el cine no hay nada que inventar ya; lo único que realmente se renueva es el punto de vista, que no es algo técnico" y por ello considera a las películas Dogma o los video-clips como "lo mismo que hacíamos nosotros hace 40 años con una cámara de Super-8". Entre aquellos tiempos de cortometrajista combativo y El año del diluvio, su último filme recién estrenado, el madrileño ha hecho de todo, desde comedias hasta documentales, pasando por dramas, musicales e incluso un porno, Regalo de cumpleaños, la única película X española firmada por un realizador de cine convencional. "Yo lo he hecho todo con la misma ilusión", afirmó antes de reconocer que "nunca" ve sus películas. Este admirador de la obra de Luis Buñuel y Jean Renoir espera que se solucione el que él considera el gran problema del cine español, "la falta de guionistas".

Chávarri recibió anoche el Calabuch de Honor en la gala de clausura de un Festival de Peñíscola que ha renacido de sus cenizas a base de buen cine por el día y una invasión de risas por la noche, con las actuaciones de cómicos, espectáculos de magia y fiestas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de junio de 2004