La soledad acompaña el tercer disco de Antonio Orozco

La soledad, según confiesa el catalán de origen andaluz Antonio Orozco, ha acompañado el proceso de composición de alguna de la docena de canciones que conforman El principio del comienzo, su nuevo disco, el tercero de su carrera, del que se ha hecho también una reducida edición especial en formato CD-libro con profusión de fotos y textos.

Tras el éxito de su disco anterior, Semilla del silencio -con canciones tan populares como Tú me das, Te esperaré o Devuélveme la vida, que hizo a dúo con Malú-, del que ha vendido más de 300.000 copias, el artista no quiere ponerse grandes metas acerca de la repercusión de su nuevo trabajo, El principio del comienzo. "No pienso si el disco va a vender más o menos que el anterior, sólo quiero que vaya lo suficientemente bien como para poder grabar un cuarto", asegura. En los dos años largos que hace que Orozco no editaba un disco nuevo, no ha parado de dar conciertos, ha recibido un premio Ondas y ha colaborado en otros discos con artistas como Malú, David de María o Medina Azahara.

A mediados de junio, Orozco comienza en Galicia la gira de presentación de su nuevo trabajo, que le traerá a la capital de España en septiembre. "Aún no hemos decido el sitio. No descartamos la plaza de toros de Las Ventas. Sería un sueño, pero hay que esperar a ver cómo funciona el disco; pensamos también en Vistalegre o La Riviera, pero para más de una noche". El engorro de que le paren por la calle no ha cambiado al artista, que ve eso de la fama "como una incomodidad" que no le impide seguir "siendo igual". "Cambiar sería lo último", asegura con naturalidad el cantante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 03 de junio de 2004.