Detenido en Ibiza un narcotraficante vinculado con la trama de los atentados de Madrid

La policía ha detenido en Ibiza al ciudadano marroquí Younes Alouia por su presunta participación en una operación de tráfico de hachís, droga con la que presuntamente se financiaron los atentados del 11-M en Madrid. El detenido está relacionado con Jamal Ahmidan, El Chino, uno de los siete suicidas de Leganés, a quien, según las fuentes consultadas, le pagó una deuda de drogas una semana antes de la masacre. La policía estaba tras los pasos de las personas con las que había contactado El Chino durante el viaje que hizo el 4 de marzo desde Madrid a Ibiza y Palma de Mallorca. Los investigadores estaban seguros de que el motivo de ese viaje era una operación de tráfico de hachís.

Las pesquisas permitieron determinar que el ahora detenido y al menos otras dos personas habían tenido relaciones con Ahmidan y con los hermanos Rachid y Mohamed Oulad, todos dedicados -aunque a diversas escalas- al tráfico de estupefacientes. De hecho, todos tenían antecedentes por diversos delitos contra la salud pública. Tras la identificación de El Chino, la policía localizó en la casa de un familiar suyo, situada en el Cerro de los Ángeles, 53 kilos de hachís y 32 kilos y medio de pastillas de éxtasis, una droga esta última especialmente apreciada en los ambientes nocturnos de Ibiza vinculados a las fiestas rave.

Cobrar una deuda

El Chino, según los investigadores, efectuó el viaje en sustitución de su hermano Mustafá. La policía cree que El Chino fue a Ibiza -con documentación falsa a nombre del belga Youssef Ben Salah- a cobrar una deuda pendiente y que, una vez cobrada, regresó a Madrid para ultimar los preparativos de los atentados del 11-M. La droga habría servido para la adquisición de los explosivos utilizados en la masacre.

La policía, no obstante, no ha hallado todavía ningún dato que permita vincular a Younes Alouia con la autoría y preparativos de los atentados. "Creemos que sólo trapicheaba con drogas, pero tenemos que investigarlo todo", aseguran las fuentes consultadas.

Esta estrategia de investigar en todos los frentes ha servido para detener, el pasado martes en Madrid, al ciudadano peruano Luis Juan Paredes Irique, cuyo nombre y rastro fueron hallados en la casa de Chinchón donde se prepararon y se activaron las bombas y en el piso de Leganés donde se suicidaron siete de los terroristas que supuestamente perpetraron la matanza del 11-M e intentaron un atentado contra el AVE Madrid-Sevilla.

Paredes es, según han asegurado las fuentes consultadas, el novio de la madre de la novia de El Chino, ambas ciudadanas españolas. Hoy está previsto que el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, que instruye el sumario por el 11-M, le tome declaración

. Las citadas fuentes insisten en que es "más que probable" que en los próximos días haya nuevas detenciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 03 de junio de 2004.

Lo más visto en...

Top 50