Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre incorpora a su Gobierno a López Viejo y rechaza las críticas de la oposición

La izquierda le atribuye contrataciones irregulares

Alberto López Viejo, diputado regional y ex concejal de Limpieza del Ayuntamiento madrileño, fue designado ayer viceconsejero de Presidencia por Esperanza Aguirre. La oposición le acusa de supuestas contrataciones irregulares durante su etapa como edil en el último mandato del alcalde José María Álvarez del Manzano, del PP. Entre otras cosas, le achacan haber aumentado verbalmente el contrato del Servicio Especial de Limpieza Urgente (Selur) en casi dos millones de euros cada año.

El concejal reiteró ayer que no hay ninguna denuncia judicial contra él y que su gestión ha sido repetidamente aprobada por el pleno municipal y por el interventor.

Pese a eso, el actual equipo de gobierno municipal, a cuyo frente está el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, ha modificado las políticas realizadas por el ex concejal de Limpieza como una forma de "racionalizar gastos", según una fuente municipal.

Aguirre justificó ayer el nombramiento del ex edil aduciendo que en los informes de la Cámara de Cuentas no consta ninguna irregularidad sobre la gestión municipal de López Viejo. Añadió que si en el futuro se demostrase que incurrió en alguna conducta irregular, el nuevo viceconsejero "tendría que dimitir".El que iba de número seis en la candidatura del PP encabezada por Aguirre fue nombrado ayer viceconsejero en sustitución de Miguel Ángel Villanueva. Éste abandonó hace poco más de un mes a Aguirre para incorporarse al equipo del alcalde Gallardón como consejero delegado de Economía y Participación Ciudadana.

El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Rafael Simancas, aseguró que este nombramiento es una prueba más de "las tensiones y desencuentros entre Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón". "Las políticas de Alberto López Viejo han sido pública y notoriamente modificadas por Ruiz-Gallardón en materia de Limpieza, que era la concejalía que ocupaba con Álvarez del Manzano", dice Simancas. De hecho, el Ayuntamiento decidió a finales del año pasado modificar varios contratos de la etapa del ex concejal López Viejo para "racionalizar los gastos", según fuentes del Consistorio. Los cambios suponían prescindir de, al menos, 12 coches de lujo y de personal que trabajaba en el Ayuntamiento, aunque su nómina la abonaban empresas adjudicatarias de servicios de limpieza. Esas fuentes aseguran que media docena de empresas contratistas expresaron su deseo de que las partidas se destinasen al servicio público encomendado.

Contratos

Por otra parte, Izquierda Unida considera un despilfarro el hecho de que López Viejo aumentase verbalmente el contrato del Servicio Especial de Limpieza Urgente (Selur) en casi dos millones de euros al año. En abril de 2003, el entonces concejal, según fuentes muncipales, comenzó un reconocimiento extrajudicial de crédito, con efectos retroactivos, para hacer efectivo ese aumento. Un contrato que firmó en 2001 con la empresa Urbaser, adjudicataria de Selur (Servicio de Limpieza Urgente) y que ascendía a ocho millones de euros.

López Viejo se mostró ayer "contento" de "poder trabajar con Aguirre" y agradeció que el vicepresidente primero y consejero de Presidencia, Ignacio González, haya confiado en él. Según el nuevo alto cargo del Ejecutivo regional, la actual presidenta le había "ayudado mucho" durante su etapa municipal. Manifestó que lo que más le atrae de su nuevo puesto es poder "intensificar la relación entre la Comunidad de Madrid y los municipios que se engloban en ella".

López Viejo, tras recalcar que no hay ninguna denuncia judicial contra él, aseguró que su concejalía "funcionaba igual que todas las demás", y que no alteró nada, además de que sus actuaciones fueron aprobadas por el pleno o el interventor.

López Viejo agradeció al Consejo de Gobierno y a la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, que le hayan dado la oportunidad de incorporarse a un Gobierno regional con "proyectos emblemáticos" que hacen que le apetezca "muchísimo esta incorporación".

En los pasillos de la Asamblea de Madrid, rebatió las críticas vertidas por la oposición y dijo que el PSOE "nunca ha hecho una valoración positiva de nada que venga del Gobierno del PP". Además, recordó que "las presuntas irregularidades de las que se habló hace siete u ocho meses han quedado en nada".

"Esas irregularidades no eran tales porque venían avaladas por informes de todos los técnicos municipales, nueve en total, así como por el aval supremo del Pleno de la corporación municipal", declaró López Viejo. Éste considera que tales denuncias deben ser enmarcadas en la crisis originada el año pasado en la Asamblea de Madrid por la deserción de los tránsfugas socialista Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez. "Y yo no quiero darles más importancia" [a esas acusaciones], declaró el nuevo alto cargo.

"Acusación no desmentida"

Según Simancas, la designación de López Viejo es "poco prudente y temeraria", puesto que "existen sospechas más que fundadas de las irregularidades cometidas en su actuación en el Ayuntamiento de Madrid". Para el líder socialista "se han realizado acusaciones muy graves que no han sido desmentidas".

Pese al giro dado por el actual Consistorio respecto a los modos de actuación del nuevo viceconsejero, Gallardón ha paralizado hasta en cuatro ocasiones una comisión de investigación pedida por PSOE e IU sobre las presuntas irregularidades cometidas por el entonces concejal.

La portavoz municipal del PSOE, Trinidad Jiménez, anuncia que su grupo reiterará en cada pleno municipal su petición de que se constituya una comisión de investigación. El vicealcalde, Manuel Cobo, argumenta su voto negativo afirmando que en una comisión de investigación "se piden responsabilidades políticas", es decir, el cese o la dimisión. "Y aquí no hay posibilidad de hacerlo porque las personas aludidas no forman parte ya de esta corporación", agregó Cobo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de mayo de 2004