Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

400 empresas participaron en la construcción del edificio

Los tres aeropuertos gestionados por Aeropuertos de París (ADP) son Le Bourget -creado en 1914 y hoy dedicado a los vuelos de negocios-, Orly -en funcionamiento desde 1948 pero modernizado en 1961 y muy representativo de la arquitectura de la época- y el de Charles de Gaulle, que entró en servicio hace 30 años, en 1974. El grueso del proyecto de Charles de Gaulle es obra del arquitecto Paul Andreu, un auténtico gran especialista en ese tipo de obra, constructor de otros aeropuertos en el continente asiático, en Oriente Próximo y en América.

Andreu, al que a veces se le ha reprochado una cierta querencia por el monumentalismo y por dejarse llevar por los retos técnicos, de pura ingeniería, es un heredero de la gran escuela francesa de construcción con cemento armado inaugurada por Auguste Perret. En la actualidad Andreu anda ocupado en levantar la nueva Ópera de Pekín, en la plaza de Tienanmen, un contenedor gigantesco, de acero, cemento, cristal y madera, que acogerá, dentro de su forma de huevo partido por la mitad, tres teatros situados en medio de una superficie de agua.

La realización concreta de la terminal parcialmente hundida -la 2E- fue firmada por ADP, pero intervinieron en su construcción al menos 400 empresas, una cifra que explica tanto la complejidad de la obra como las dificultades que va a encontrar la investigación a la hora de determinar responsabilidades precisas.

En cualquier caso, el cierre, por un tiempo indeterminado de esa terminal 2E, supone un freno importante para los planes de expansión de Air France, que acaba de engullir la holandesa KLM y se disponía a llegar a un acuerdo con la rusa Aeroflot, siempre contando con el potencial, ahora muy recortado, de su central distribuidora de Roissy-Charles de Gaulle.

El accidente no afectó al tráfico aéreo entre España y París, según informaron a la agencia Efe fuentes del aeropuerto de Madrid-Barajas, aunque sí se produjeron retrasos importantes en unos 60 vuelos que salían del aeropuerto Charles de Gaulle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de mayo de 2004