El fallecido por legionela murió tras limpiar unas calderas en Dénia

El consejero de Sanidad, Vicente Rambla, señaló ayer que el vecino de Xeraco que falleció el 13 de mayo como consecuencia de una neumonía por legionela murió tras limpiar unas calderas de un hotel de Dénia, "actividad de riesgo" por estar en "contacto permanente con agua estancada". Rambla indicó que esta persona padeció esta enfermedad "como consecuencia de esta actividad" y aseguró que surgieron "complicaciones" ya que "tardó unos días importantes en ponerse en contacto con un centro sanitario". El consejero detalló que el pasado 5 de mayo el paciente acudió al hospital de Gandia momento a partir del cual "se tomaron las medidas oportunas".

Por otra parte, la diputada socialista Rebeca Soler instó ayer a Rambla a adoptar políticas preventivas, para que "la llegada del calor no dispare la propagación de la legionela".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de mayo de 2004.

Lo más visto en...

Top 50