Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un error del secretario de Hacienda estuvo a punto de provocar un conflicto con la Junta

El Gobierno central pagará de una sola vez los 2.500 millones de euros de la deuda

Un error del secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, estuvo a punto de provocar ayer el primer conflicto político grave entre los Gobiernos central y andaluz, ambos en manos del PSOE. Fernández Ordóñez rebajó en 170 millones de euros la cifra de 2.500 comprometida por los presidentes José Luis Rodríguez Zapatero y Manuel Chaves y el ministro de Economía, Pedro Solbes, para liquidar la deuda del Estado con Andalucía por el anterior sistema de financiación autonómica. Chaves llamó de inmediato a Solbes y éste aclaró que mantenía su palabra.

Apenas fueron unas horas de tensión, pero las luces de alarma se encendieron ayer en las sedes de la presidencia de la Junta y del PSOE tras unas declaraciones del secretario de Estado de Hacienda en las que anunciaba que el Gobierno central pagará con cargo a los Presupuestos Generales de 2004 la deuda de financiación con Andalucía que cifró en 2.330 millones de euros, 170 menos de lo comprometido.

El presidente de la Junta, Manuel Chaves, mantuvo una conversación telefónica con el vicepresidente segundo, Pedro Solbes, quien de inmediato le aclaró la confusión y mantuvo su palabra de que la cifra final estará en torno a los 2.500 millones de euros.

La cifra facilitada por Fernández Ordóñez provocó una reacción inmediata de los grupos de la oposición, que lanzaron una prolija lista de valoraciones que iban desde "el timo" a la "desvergüenza", antes de que se arreglara el entuerto.

Un portavoz del Ministerio de Economía aseguró que el responsable de Hacienda habló de 2.330 millones "a modo de ejemplo" y negó que ésa vaya a ser la cifra final en concepto de liquidación de la deuda del anterior modelo de financiación autonómica.

La Oficina del Portavoz del Gobierno andaluz dio a conocer cinco minutos antes de las ocho de la tarde de ayer un tajante comunicado en el que destacan dos aspectos: por un lado recuerda que la cifra de 2.500 millones es "fruto del compromiso alcanzado entre el presidente de la Junta, Manuel Chaves, y el del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero". De otro lado, subraya que la Junta "mantiene su propuesta de liquidar el anterior sistema de financiación en una cifra nunca inferior a los 2.500 millones de euros y no alberga ninguna duda" de que los grupos técnicos determinarán a "la mayor brevedad", la cuantía de la liquidación antes del 30 de junio.

El PSOE andaluz saltó también como un resorte. "Aquí de rebajas, ninguna", aseguró el secretario de Organización, Luis Pizarro, quien de manera categórica utilizó unas palabras muy parecidas a las de la nota oficial de del Gobierno autonómico: "Hay un compromiso firme del presidente del Gobierno, del presidente de la Junta y del ministro de Economía y no me cabe ninguna duda de que se va a cumplir hasta el último euro".

Pero a diferencia del comunicado, el responsable de Organización sí enseñó las uñas ante el evidente error de Fernández Ordóñez: "No sé cuáles son las causas por las que este hombre ha dicho eso a no ser que sea una equivocación de apreciación, de concepto o de lo que sea o estaba mal asesorado, pero estamos hablando de un compromiso cerrado. No nos están regalando nada, sino que nos están devolviendo lo que le deben a Andalucía reconocido en sentencias jurídicas".La cifra de 2.330 millones que mencionó Fernández Ordóñez por la mañana dio pie a la oposición andaluza a salir en tromba a criticar a Manuel Chaves. Sin esperar a la confirmación oficial o a conocer la respuesta del Gobierno autonómico, los partidos de la oposición dieron por buena la cifra del secretario de Estado de Hacienda y arremetieron contra Chaves.

Teófila Martínez, que fue quien propuso antes de la última campaña electoral la cifra de 2.500 millones para zanjar el conflicto de la financiación, habló de "desvergüenza política" del presidente andaluz por "plegarse" ante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. "Está claro que ahora el señor Chaves está de rebajas, en oportunidades", dijo Martínez.

En términos igualmente críticos se pronunció también el coordinador general del PP andaluz, Antonio Sanz, quien habló de "timo", "engaño", "fraude" e "incoherencia" de los socialistas. "Andalucía sigue siendo la gran perdedora de las políticas socialistas y la moneda de cambio de las estrategias partidistas de Chaves. Lo fuimos durante la estrategia de confrontación y lo somos ahora con la estrategia de sumisión llevada a cabo por el presidente de la Junta", afirmó Sanz en un comunicado.

Más comedida en sus críticas fue la portavoz de IU en el Parlamento andaluz, Concha Caballero, quien censuró que Fernández Ordóñez mezclase en la misma rueda de prensa la deuda de la financiación autonómica con Andalucía con el déficit del Estado y la "pésima gestión" de Radio Televisión Española (RTVE). Caballero apuntó a desacuerdos "infantiles" entre la Junta y el Gobierno para resolver el conflicto de la financiación y dio por buena la cifra de los 2.330 millones que facilitó Fernández Ordóñez para criticar a los socialistas.

"Mercadeo"

"Cuando se entra en una estrategia de rebaja y mercadeo desembocamos en situaciones insostenibles que se enconan y son difícil de solucionar", afirmó Caballero en un comunicado. La portavoz de IU lamentó que "siendo éste un tema en el que todas las fuerzas políticas, excepto el PP, habían llegado a un acuerdo parlamentario, el PSOE lo haya roto para actuar en solitario, sin consultar al resto de partidos y sin querer conseguir un consenso político". Al cierre de esta edición, ningún partido de la oposición había valorado el comunicado en el que la Junta afirmó que Andalucía recibirá una "cifra nunca inferior" a los 2.500 millones por la deuda de la financiación autonómica.

La nota de la Oficina del Portavoz recuerda que la Junta aceptó los 2.500 millones "propuesta por el Gobierno del PP" y que el anterior Ejecutivo "se negó a establecer un procedimiento para hacer efectiva dicha cantidad antes de la celebración de los comicios".

Una cifra y una fecha

La victoria de José Luis Rodríguez Zapatero abrió unas importantes expectativas en la Junta. El Gobierno de Manuel Chaves vio el cielo abierto para intentar resolver un importante puñado de litigios que se habían acumulado entre la Administración central y la autonómica en los ocho años de gobierno del PP. La Junta y el PSOE destacaron que con un "Gobierno amigo" en Madrid se zanjarían muchos de estos conflictos. Y el más importante de ellos y el que más tiempo arrastra, el de la financiación.

Esta urgencia para poner de manifiesto el nuevo clima político fue evidente en la toma de posesión de Chaves, el 24 de abril, cuando Zapatero anunció el inicio de reuniones entre ambas administraciones para zanjar de una forma definitiva el conflicto. Y cinco días después, el ministro de Economía y vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, y el consejero de Economía, José Antonio Griñán, sentaron las bases para negociar sobre la base de los 2.500 millones de euros y cerrar el acuerdo antes del 30 de junio. Cifra y fecha a la que se había comprometido Chaves en su investidura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de mayo de 2004

Más información