Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GOLF | Victorias españolas en Shanghai y Tejas

Triunfos simultáneos de Jiménez y Sergio García

En prolongado estado de prejubilación Severiano Ballesteros, la cara más exportable del golf español actual son tres jugadores: José María Olazábal, Sergio García y Miguel Ángel Jiménez. El primero lleva meses inmerso en trabajos de transformación de swing, lo que traducido al lenguaje normal significa más cortes que victorias, más dolores que dólares. El segundo y el tercero, la perfecta oposición en sus estilos y formas de afrontar el deporte, el joven que lleva años aspirando a todo y el veterano que ha encontrado la calma de la madurez, hace nada que dieron por terminadas las crisis en las que a los golfistas hunde periódicamente la naturaleza volátil de su especialidad y empezaron a anunciar cosas buenas. Los dos culminaron, simultáneamente, ayer.

Jiménez, que se ha hecho, a los 40 años, el rey del circuito europeo, consiguió en la exótica Shanghai su tercer triunfo del año (los anteriores llegaron en la exótica Bangkok, en enero, y en el cercano Algarve, a tiro de autopista de su Ferrari, en abril); García, que a los 24 años ya es un veterano de los mejores campos del mundo y acaba de salir de la remodelación de su swing dirigida por su padre, consiguió en el torneo que organiza Byron Nelson, histórico jugador de 92 años, en Irving (Tejas), el cuarto torneo de su carrera en Estados Unidos (el tercero lo ganó en enero de 2002, y el primero y el segundo en 2001).

"¿Cómo voy a estar? Más contento que unas Pascuas. Como siempre", dijo Jiménez tras su victoria china. "Empecé birdie, birdie y, aunque hice bogey al 4, luego vino otro birdie al 7. Al pasar por el 9 vi la pizarra y me di cuenta de que yo estaba en ese momento con -11 y el líder con -14. Entonces, con sólo tres golpes de diferencia y a falta de nueve hoyos, pensé ''el torneo está todavía aquí y ahora sí que tengo que ir machacando'. Ya dije que no se equivocó aquel que dijo que la vida empieza a los 40".

La victoria de García fue más complicada. El golfista de Castellón empezó la jornada con dos golpes de ventaja sobre el segundo y tres sobre un grupo que incluía a Tiger Woods. Tras un día duro en las calles -más rough que hierba corta- salvado con el buen pulso en el green, García terminó con +1 y empatado en cabeza con dos tenaces americanos, Damron y Hart. Ambos llegaron tan agobiados al desempate que en el primer hoyo le bastó hacer el par a García para ganar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de mayo de 2004