Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Registrada la celda de un traficante, hermano de un detenido relacionado con Al Qaeda

La policía registró el viernes la celda del hermano del argelino Samir Mahdjoub, Sami Menardo, detenido en Deusto (Bilbao) durante la operación en la que se desarticuló una célula logística de Al Qaeda, que daba apoyo a los muyahidin (guerrilleros) reclutados para ser enviados a Irak y luchar contra las tropas de la coalición internacional que lidera EE UU. El hermano de Mahdjoub cumplía pena por tráfico de drogas.

Según informaron fuentes de la investigación, el registro de la celda del interno, preso en la cárcel alavesa de Nanclares de Oca, se practicó en la noche del viernes por orden del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Las fuentes explicaron que los agentes se llevaron algunos documentos y cassettes durante el registro, supervisado por el secretario de un juzgado de Vitoria y por el director de la cárcel.

El interno cumple dos condenas de tres años de cárcel cada una por tráfico de drogas y cuenta con una orden de extradición emitida por las autoridades alemanas. Precisamente, la policía considera que la dirección de la célula desarticulada en España con la detención de Sami Menardo y otros tres más se encuentra en Alemania y está íntimamente ligada con la llamada célula de Hamburgo, de la que surgieron los autores de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Además de Sami Menardo, la policía detuvo a su socio en tiendas de ropa de Bilbao, el español Francisco García Gómez; a Redouane Zenimi, alias Bachir, capturado en Vilanova i la Geltrú (Barcelona), y a Mohamed Ayat, en Madrid. Según las investigaciones, esta célula se dedicaba a financiar y a falsificar documentos para los muyahidines que se trasladan a Irak en misiones de la yihad (guerra santa).

Medalla a la ayuda del 11-M

En cuanto a los atentados del pasado 11 de marzo en Madrid, el ministro del Interior, José Antonio Alonso, recogió ayer la Medalla de Honor del Ayuntamiento de Madrid en nombre de todos los servicios que prestaron ayuda a las víctimas de las explosiones y sus familiares. En el acto, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, elogió la "generosidad, profesionalidad y rapidez de reflejos" de la sociedad madrileña, representada por los servicios homenajeados.

Los atentados del 11 de marzo provocaron 192 muertos y más de 1.400 heridos por bombas en cuatro trenes de cercanías de Madrid. Ayer recibieron diplomas en reconocimiento de su labor para paliar aquella tragedia, entre otros, representantes del Cuerpo Nacional de Policía, Guardia Civil, Policía Municipal, Samur, Cercanías Renfe, Ifema, taxistas, psicólogos, miembros de la judicatura, trabajadores sociales, servicios funerarios, el Arzobispado de Madrid, la Asociación Víctimas del Terrorismo y médicos forenses. Alonso destacó "la encomiable eficacia en el cumplimiento del deber" de estos servicios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de mayo de 2004