Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BUSCADORES

"Google no es ni quiere ser una empresa convencional", dicen Page y Brin

"Queremos hacer del mundo un lugar mejor". "No hacer el mal". "Una sociedad sana debe tener acceso a abundante, libre e imparcial información de calidad"...no son palabras del Dalai Lama ante una cumbre de oenegés, sino las promesas de los jefes de una empresa de 51.000 millones de dólares.

"Google no es ni quiere ser una compañía convencional" escriben Larry Page y Sergey Brin a la SEC (la comisión de valores de EE UU) para anunciar la salida a bolsa.

Amor, talento, creatividad son palabras más frecuentes que "dinero" en la carta de Page y Brin a los inversores. El anuncio de la salida a bolsa, colapsó el viernes la página de la SEC. El tráfico creció un 900%. La bajada de la portada tardaba 45 segundos.

"Aspiramos a hacer de Google una institución que haga del mundo un lugar mejor", sigue el Manual del Accionista. "El 1% del valor de la salida a bolsa y de los beneficios de Google irán destinados a una Fundación. Esperamos que algún día esta institución eclipse a Google por el impacto de sus planes de innovación y recursos hacia los mayores problema del mundo".

Esta pareja de ermitaños, sin embargo, va a pasar en dos meses de ser los jefes peor pagados de Silicon Valley (150.000 dólares al año) a entrar en el club de los más ricos del mundo. Cada uno posee 38 millones de acciones, aproximadamente el 15% de Google, y además sus acciones valdrán por diez a la hora de votar, con lo que mantendrán el control.

Aviso para especuladores y tiburones: "No daremos resultados trimestrales y no recomendamos que inviertan en Google los que busquen ganancias a corto plazo". El precio de la acción, no lo fijarán los bancos (otra herejía en Wall Street), sino un sistema de pujas con pequeños inversores.

A la espera del precio de la acción, las firmas bursátiles valoran Google en unos 51.000 millones, cinco veces Apple y el doble que General Motors.

"Fomentamos", sigue la carta "que nuestro empleados dediquen el 20% de su horario a lo que creen que podría beneficiar a Google. Eso les anima a ser más creativos e innovadores". Page y Brin le informan a la SEC que su filosofía es cuidar de sus empleados, la sangre fresca de la empresa, por eso reciben, "comida gratis, seguros médicos y lavadoras".

En este nirvana capitalista, Google (35% del mercado en febrero) se verá amenazado por los nuevos buscadores de Yahoo! (28%) y MSN (15%), sus rivales principales.

GOOGLE: www.google.com

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de mayo de 2004