Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

La enseñanza en Andalucía

En un colegio de la provincia de Cádiz (con el que estoy muy vinculado), veo en su tablón de anuncios un gran cartelón que dice: "El plazo de inscripción de alumnos es durante el mes de abril".

El día 2, se dan las vacaciones de Semana Santa y allí no se había podido hacer nada. Después, antes de los días grandes de la Pasión, veo al director un poco nervioso y me explica que no han recibido los impresos para las matrículas y que estos tienen que ser en un modelo oficial (¡cómo no!). Los padres presionan y no se les puede atender.

Por fin, el día 8, les llegan los impresos, por correo ordinario, desde la delegación provincial de la Consejería de Cádiz. Pero resulta que en el sobre sólo llegan 15 instancias. El colegio tenía ofertadas más de 100 nuevas plazas. Que no hay más, que se apañen, que hagan fotocopias...

Pero, eso sí, sin pedirlos, les llegan 200 impresos de propaganda, preciosos, a todo color y en estupendo papel couché, y, además, redactados en español, en francés y en inglés con el sugerente título: "La escuela empieza en abril". No se olviden de hacer la inscripción en los centros sostenidos con fondos públicos para el año escolar 2004-2005. Y que la solicitud de escolarización se puede hacer en los centros escolares o por Internet. Y en el folleto de propaganda se vocea bien alto que "el proceso de escolarización es la tarea más importante que aborda cada año la Consejería de Educación y Ciencia (ojo, entre paréntesis y para los no iniciados, en otros términos: el Ministerio Autonómico de Educación y Ciencia de cada región o autonomía en España).

Y después este estrambote, que no me resisto a copiar literalmente: "Le gouvernement andalou qui soutient constamment le droit à l'education de tous les andalous et de toutes les andaluses" (no faltaba más). Pero no hay ninguna alusión a los inmigrantes e inmigrantas. (¿Para qué, entonces, se hacen los folletos en tres idiomas?).

En fin, que éste es el solemne comienzo del presente curso. ¿Encajará aquí aquello de que los gitanos no quieren a sus hijos con buenos principios? Lo que sí encaja es en el estilo, en el talante, de nuestro Gobierno autonómico. Ya lo conocemos bien: estamos en la cuarta o quinta legislatura del socialismo en nuestra comunidad y con mayoría absoluta. ¿Nos vamos ahora a extrañar de la "política de campanario" del señor Chaves?

En Educación, ni ha cambiado de consejera. ¿Para qué? Ahí sigue, impertérrita, doña Cándida. Aquí, en su "cortijo", funcionamos mejor que nadie y vamos ya por la segunda o tercera modernización, aunque no tengamos ni los impresos precisos para hacer una matrícula; pero y los impresos en tricomía, en papel lustroso y en francés e inglés..., ¿eso no vale nada? Estamos que nos salimos, don Manuel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de mayo de 2004