Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:SETE GIBERNAU | Subcampeón del mundo de MotoGP

"Si no me sintiera capaz de ganar a Rossi, lo dejaría"

Llega tras detenerse en el paddock, una, dos, diez veces, para firmar autógrafos. Se presenta con el pelo húmedo. Y con el gesto contrariado. Y eso que acaba de hacer el segundo mejor tiempo en los primeros entrenamientos oficiales de MotoGP, tras Valentino Rossi. "Pero es engañoso", proclama en voz baja, "seguimos con muchos problemas". A Sete Gibernau (Barcelona, 1972), piloto de Telefónica Movistar Honda, le ha tocado el papel de aspirante a terminar con la dictadura a la que Rossi viene sometiendo en los últimos tres años a la máxima categoría del motociclismo. Le avalan las cuatro carreras en las que venció la pasada temporada, en la que acabó subcampeón. Tras oir la primera pregunta, su rictus de disgusto se acentúa aún más.

Pregunta. Decía Rossi que el favorito es usted. Un bromista este italiano.

Respuesta. ¿Qué si está de broma? Si me entrevista a mí, pero me pregunta sobre él, mejor que le pregunte a él, ¿no?

P. ¿Cree que Rossi piensa de verdad así?

R. Lo que hace Rossi es quitarse de en medio, porque los campeones del mundo de los 10 o últimos 15 años siempre han llevado una moto oficial. Ese dato me excluye de ser favorito. No por mi capacidad de ser campeón, pues si dudase de ella no estaría aquí, sino porque los números cantan y yo estoy en un equipo privado de Honda. Así que los favoritos son Barros, Rossi, Checa o Hayden, que están en uno oficial.

P. ¿Le molesta que siempre se le pregunte por Rossi?

R. En absoluto. Es normal. Yo sé lo bueno que es Rossi y no lo voy a descubrir ahora. Pero el año pasado le gané carreras con una moto inferior a la suya. Esto es así. Yo ya le he ganado.

P. No le preguntaría por Rossi si usted no hubiera hecho tambalearse el reinado del italiano.

R. Claro, claro. Y por eso yo no busco excusas cuando no gano. En Suráfrica hubo dos pilotos que lo hicieron mejor que yo: Rossi y Biaggi. Y el año pasado fui el subcampeón con más puntos de la historia [277 por 357 del ganador, Rossi].

P. Se le ve dolido. Dijo usted cuando Rossi se fue a Yamaha que quería heredar su status dentro de Honda. Por lo que se ve no lo ha conseguido.

R. No, porque soy consecuente con mis decisiones. Yo me quedo en el equipo satélite de Honda y si hubiese querido cambiar de posición me hubiera ido al equipo oficial.

P. ¿Son reales las expectativas que existen alrededor de usted?

R. Sí. Luchamos contracorriente y lo que hicimos fue tan espectacular que ahora se dan por sentadas cosas que son complicadas. Pero se pueden hacer. Yo quiero ganar el Mundial, pero la moto es la que es. Y si Valentino se hubiera ido a un equipo satélite y no a Yamaha, pues no sería el favorito. Pero como no es así...

P. ¿Le pesa ser el mejor piloto español en la máxima cilindrada tras Crivillé?

R. ¡No! Cómo me va a pesar si yo fui subcampeón con más puntos que Álex cuando ganó [Crivillé conquistó el Mundial del 99 con 267 puntos]. Asumo el reto.

P. Asegura Biaggi que la diferencia es que antes ganaba Rossi por 25 segundos y ahora, al menos en Suráfrica, lo hace sólo por dos décimas.

R. A mí nunca me sacó Rossi 25 segundos. Es más, yo le saqué a él 12. Sólo puedo controlar lo mío. Y ahora tenemos unos problemas tremendos con el chasis de la moto. Eso es lo que me preocupa.

P. ¿Importa más el piloto que la moto, como dice Rossi?

R. El piloto importa mucho. A Yamaha le costaba ganar hasta que llegó Rossi. Yo no pongo excusas. No vendo humo. Las veces que he ganado a Rossi le he ganado yo y cuando me ha ganado lo ha hecho él. Pero él es campeón del mundo y yo no. Eso quiere decir que está haciendo las cosas mejor que yo. Es un fenómeno, pero si yo no pudiera ganar a ese fenómeno... no estaría aquí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de mayo de 2004