Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:DIRK FICCA | Director del Parlamento de las Religiones del Mundo

"Las religiones se aprovechan muchas veces de las guerras"

El director ejecutivo del Parlamento de las Religiones del Mundo, Dirk Ficca, pastor presbiteriano de Chicago (Estados Unidos), se encuentra en Barcelona ultimando la organización del cuarto Parlamento de las Religiones del Mundo, programado para los días 7 a 13 de julio dentro del Forum Universal de las Culturas 2004. Antes, se celebrará en el Monasterio de Montserrat una asamblea de 400 dirigentes y especialistas, los días 5, 6 y 7 del mismo mes. El lema del Parlamento es Senderos de paz: el arte de saber escuchar, el poder del compromiso. Los anteriores se celebraron en Chicago (años 1893 y 1993) y Ciudad del Cabo (1999).

Pregunta. Es proverbial la implicación, durante siglos, de las religiones en las guerras más terribles de la humanidad. ¿Se ha mejorado?

Respuesta. Efectivamente, las religiones han sido muchas veces causa de guerras y conflictos. Y a veces siguen complicadas en guerras, o se dejan usar, y a veces se aprovechan de situaciones políticas para fomentar el odio y el conflicto. Pero estos hechos, aparte de terribles, van en contra de la esencia y las enseñanzas de las religiones. Y quien justifique esos comportamientos, hace una interpretación equivocada de los textos sagrados.

P. ¿Cuál es la mejor receta contra esa tendencia al conflicto?

R. Fomentar el diálogo y la mutua confianza. Es el camino mejor para llegar a la resolución de los graves conflictos internacionales, por encima de los grandes discursos políticos. La única forma de resolver los problemas de violencia y terrorismo y los enfrentamientos armados entre culturas o entre Oriente y Occidente pasa por el conocimiento del otro. Hay que conseguir asentar bases sólidas para la convivencia.

P. ¿Se puede señalar hoy a una religión especialmente menos violenta que las otras?

R. En todas las grandes religiones monoteístas hay una historia de violencia, aunque el budismo es la religión con menor tendencia a la guerra o la violencia. Un atractivo del monoteísmo es que puedo decir sí a esto, sí a aquello, pero esa es su fuerza y su debilidad, porque también puede decir sí a la guerra.

P. ¿Cómo nació el Parlamento de las Religiones?

R. Tiene su origen en la Exposición Colombina Mundial, celebrada en septiembre de 1893 en Chicago, que reunió a más de sesenta líderes religiosos de todo el mundo, a representantes de la mayoría de las religiones, a excepción del islam, que no participó como tal a excepción de un converso. Entonces se celebraron más de doscientos congresos sobre distintos temas que atrajeron a un gran número de personas, siendo los de la Religión y el del Parlamento de las Religiones los que contaron con mayor asistencia y participación, y obtuvieron mayor reflejo en la prensa. Cien años después, en 1993, se decidió conmemorar aquel acontecimiento con una nueva convocatoria del Parlamento de las Religiones del Mundo, también en Chicago, y en esa ocasión se desbordaron las previsiones. El primer parlamento fue más una reunión de cristianos y de confesiones presentes en América en aquella época, que un Parlamento de las Religiones de todo el mundo.

P. La Iglesia católica suele ser reticente a la participación de masones en estos parlamentos, porque tachan a la masonería de una iglesia paralela. ¿Ocurrirá en Barcelona en esta ocasión? ¿Cómo ha negociado el acuerdo?

R. Siempre ha habido reticencias, en general, dentro de la jerarquía eclesiástica española, pero se han superado. Saben que no pueden quedarse al margen. El Parlamento está abierto a todos, también pueden participar masones en las mesas redondas. Pero en la reunión previa, en el parlamento restringido para 400 personas en el que dialogan personalidades de las distintas iglesias y confesiones religiosas, así como especialistas en el tema, no se invitará a participar a la masonería como colectivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de abril de 2004