Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lito Vitale trae a España su 'música argentina' exuberante y aventurera

El artista presenta su último disco instrumental, 'Un solo destino', en tres ciudades

La pregunta funciona como una tecla que produce en el cuerpo y en los ojos del músico argentino Lito Vitale un sonido estremecedor, hondo y sentido como un deseo muy anhelado. ¿Le gustaría que le reconocieran como el Piazzolla del piano? Calla, se asombra, sólo responde: "Uh, eso es...". Después de una segunda visita hace casi siete años, y de lograr el reconocimiento de la crítica y del público a comienzos de los años noventa, Vitale, de 42 años, regresa ahora a España al frente de su quinteto para presentar en conciertos su último disco instrumental, Un solo destino. La gira comienza hoy en San Sebastián y continúa mañana en Benicàssim y el domingo en Huelva.

El propio Lito Vitale admite la dificultad de ajustar su música a un titular. "Si algún viajero se ocupara de buscar mis discos en distintas ciudades los encontraría en apartados distintos, algunos me ubican en la new age, otros en música latinoamericana, pero yo creo que lo más cercano a lo que hago, según los rótulos de moda, sería la world music. Aunque me gustaría ser recordado como autor de música argentina. En la gira de los comienzos de los noventa, cuando terminamos tocando con el cuarteto en la Expo de Sevilla 92, se vendieron más de 300.000 discos como new age".

En el antiguo casco de San Telmo, el barrio histórico del sur de Buenos Aires, la familia Vitale conserva la espléndida casona donde Lito escuchó tocar a su padre y recibió las primeras lecciones de piano del mítico Donvi

(Don Vitale), maestro de una generación de músicos populares. En los distintos ambientes que dan al patio central se ha montado la compañía productora, de la que participa también la cantante Liliana Vitale.

En los fondos de pantalla de los ordenadores se ven fotografías de entrañables paisajes argentinos, como los Valles Calchaquíes, y de los músicos y cantantes influyentes en la casa. Por allí pasan, cada 10 segundos, los Beatles, Serrat, Astor Piazzolla, Aníbal Troilo... y siguen las firmas. Si en una traducción libre la world music pudiera interpretarse como un "mundo de música", esta casa sería la sede central en Argentina.

No hay horarios, ni días, ni noches. Llegan amigos con sus trabajos, escuchan, improvisan. Vitale graba y edita, toca su espléndido piano de cola pero también teclados, guitarras acústicas, eléctricas, baterías, instrumentos aborígenes, cuerdas y metales. Sólo sale de allí cuando le reclaman su mujer y su hijo. Lito Vitale arregló y grabó nuevamente el himno, la canción a la bandera y las marchas tradicionales que se tocan en los actos oficiales. Sus versiones conquistaron a los alumnos y estudiantes de todo el país y, de paso, aliviaron a los padres que debían someter sus oídos a las interpretaciones tradicionales de las bandas militares en los actos patrios. Además, compone música para teatro, cine, la compañía de ballet contemporáneo dirigida por Julio Bocca, y una vez a la semana invita a los mejores músicos argentinos a participar de Ese amigo del alma, un programa sin presentador que se emite cada día al cierre de de la programación en una de las cadenas de televisión más importantes de Argentina.

El regreso a España después de una fugaz visita en 1997 y del recuerdo que pueda haber quedado tras el éxito a principios de los noventa no le inquieta. Vitale confía en el material que va presentar con su quinteto y "en el público". Es de los que creen que si algo bueno quedó de entonces, "algo bueno va a suceder ahora con la misma gente o con quienes hayan escuchado los discos de estos años. El público sabe más de lo que todos nos creemos, no hace falta ir cada año a un país para mantenerse en las listas de ventas. Al menos eso no es lo que yo deseo para mí, me gusta más abrir mi cabeza, extender mi campo musical, crecer. Ésa es la manera de responder, agradecer y devolver con más y mejor música a quienes nos siguen".

En el origen fue el folclore argentino, pero en sus 32 discos, luego de armar, desarmar y volver a integrar grupos en formaciones de tríos, cuartetos, quintetos, de trabajar con cantantes y de presentarse en solitario, Lito Vitale logró componer un mundo único, personal. Es, en ese sentido, tan exuberante, genial, creador y aventurero como lo era Astor Piazzolla con su bandoneón. ¿Le gustaría que le reconocieran como el Piazzola del piano? "Uh, eso es..., demasiado, Astor fue uno de los genios musicales del siglo veinte".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de abril de 2004