Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vidal censura que haya juzgados vacíos y que los nuevos jueces no tengan plaza

En Cataluña hay 28 plazas de jueces y magistrados por cubrir, pero los 29 jueces que ayer tomaron posesión no tendrán plaza como titular, sino que serán jueces adjuntos en juzgados que ya están cubiertos. Parece irracional, pero es así. Tanto, que el mismo presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Guillem Vidal, se encargó de resaltarlo ayer en sus palabras de bienvenida. "Accedéis a la carrera judicial por una puerta, cuando menos, insólita. No es momento ni lugar para buscar culpas ni causas, pero lo cierto es que ni vosotros ni nosotros tenemos responsabilidad", dijo Vidal poco antes de señalar con delicadeza al responsable: el saliente Ministerio de Justicia del Partido Popular.

El origen de la situación es que como el anterior Gobierno no creó en su día nuevas plazas judiciales, cuando los jueces superaron la oposición no se les asignó un destino, como había ocurrido hasta entonces. Al acabar la formación en la Escuela Judicial, se celebró el concurso anual de traslado y quedaron plazas vacantes. Por eso, la Sala de Gobierno del TSJC que preside Vidal, pidió hace unas semanas que se creasen nuevas plazas. "Con ello se cierra el círculo de esta gran paradoja", dijo, como consecuencia de la "imprevisión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de abril de 2004