Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL REGRESO DE LAS TROPAS | Las explicaciones del Gobierno

Moratinos afirma que España será líder en la lucha antiterrorista

La decisión de retirar las tropas de Irak no implica ninguna merma del compromiso con Irak ni con la lucha antiterrorista de España, que seguirá estando en "la primera línea" del frente contra el terror, según afirmó ayer el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, en el discurso que pronunció al tomar posesión de su cargo. Asistieron al acto la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el ministro de Defensa, José Bono, que pasó buena parte de la jornada junto al nuevo canciller -éste asistió a la toma de posesión de Bono- para mostrar de modo bien visible que tanto Exteriores como Defensa han pesado por igual en la decisión del regreso del contingente.

Estuvieron también presentes en el acto una nutrida representación de la carrera diplomática, diversas personalidades, entre ellas el ex ministro de Defensa y presidente del Instituto Elcano Eduardo Serra, y varios predecesores de de Moratinos, entre ellos Fernando Morán. Los secretarios de Estado salientes, Ramón Gil-Casares, Ramón de Miguel y Miguel Ángel Cortés acudieron también a la toma de posesión, así como la última subsecretaria, María Victoria Morera.

Posteriormente, Moratinos almorzó con todos sus antecesores, salvo Abel Matutes y Javier Solana, que no estaban en Madrid. Asistieron Fernando Morán, Marcelino Oreja, José Pedro Pérez Llorca, Carlos Westendorp, Josep Piqué y Ana Palacio.

En su discurso de toma de posesión, Moratinos destacó especialmente el cambio de nombre del Ministerio, que pasa a llamarse de Exteriores y Cooperación, precisamente para subrayar la importancia que el nuevo Gabinete concede a una política concebida más como "de desarrollo que de ayuda", cuya dirección ha sido encomendada a la joven diputada socialista Leire Pajín. Moratinos insistió en su determinación de reformar el servicio exterior, algo, reconoció, que promete todo el que llega a su cargo, y en su voluntad de dialogar para reconstruir el consenso en política exterior, que, "desgraciadamente", constató, se rompió en los últimos años. Reafirmó que el Gobierno de Rodríguez Zapatero va a defender, más allá de toda duda, los intereses españoles en la Unión Europea, "y quizás con mayor ilusión y eficacia" que el Gobierno precedente, según dijo.

Buena parte del discurso del nuevo ministro versó, no obstante, sobre la retirada de Irak y las garantías de que esa decisión no impedirá que continúe la colaboración con EE UU de otra manera. "Solidaridad, paz y seguridad internacional" serán las líneas de acción de Exteriores, subrayó Moratinos como conclusión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de abril de 2004