Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

20 poblaciones han pedido el cambio de nombre al valenciano

Un total de 20 poblaciones de la Comunidad Valenciana han cambiado de denominación en los últimos cinco años para usar el nombre de sus localidades en valenciano. Otras dos localidades están en trámites para lograr que el Consell apruebe la modificación, según el director general de Administración Local, José-Blas Molés, quien considera que este hecho "demuestra el interés del Gobierno valenciano en la recuperación" de la lengua "y las señas de identidad" valencianas.

De las modificaciones toponímicas del castellano al valenciano aprobadas entre 1999 y 2003, un total de 12 partieron de municipios valencianos, cinco de Alicante y 4 de Castellón. En ese mismo periodo, Aras de Alpuente pidió el cambio de nombre a Aras de los Olmos.

Entre los 20 municipios mencionados, 18 pidieron usar sólo la denominación en valenciano: en la provincia de Valencia son Llocnou d'En Fenollet, La Vall de Laguar, El Palomar, Càrcer, Alcàsser, Aielo de Rugat, La Llosa de Ranes, Guardamar de La Safor, Benissoda, Rotglà i Corberà, L'Alqueria de la Comtessa; en la de Alicante, son Ràfol d'Almúnia, Sant Joan d'Alacant, Crevillent, Benigembla y Castell de Guadalest; y en la provincia de Castellón, Càlig y la Vilavella. Las dos restantes poblaciones, también en Castellón, mantienen también la castellana (Sant Jordi/ San Jorge, y Chilches/ Xilxes).

La Generalitat prevé actualizar el decreto que regula estos cambios de denominación, de manera que sea la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) la encargada de dictaminar sobre los mismos, una tarea hasta ahora competencia de la Dirección General de Política Lingüística. La reforma, según la Generalitat, se produce porque la normativa indica que la AVL tiene las competencias sobre la toponimia valenciana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de abril de 2004