Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una entidad islámica ocupa la mezquita de Valencia

Miembros del Centro Islámico de España (CIE), que tiene un convenio de cesión de los terrenos con el Ayuntamiento de Valencia, accedieron ayer de madrugada al edificio de la mezquita de Valencia y cambiaron las cerraduras para impedir que los integrantes de la Comisión Cultural Islámica de Valencia (CCIV), que lleva años gestionando las instalaciones, pudieran acceder a las mismas.

Después de algunos forcejeos, dos furgonetas del Cuerpo Nacional de Policía y una de la Policía Municipal acudieron al lugar. Varios agentes permanecieron custodiando el patio del templo mientras los representantes de la Comisión Cultural Islámica de Valencia optaban por acudir a los tribunales para denunciar lo que consideran "un atropello".

Un portavoz del CIE justificó la acción por la falta de diálogo de la dirección de la CCIV y por los "contactos" que la CCIV habría tenido con servicios de espionaje magrebíes, especialmente con los de Marruecos, que habrían intentado infiltrarse en la mezquita. "Nosotros no queremos vínculos con ningún Gobierno y queremos unificar la voz de la CIE en toda España, especialmente en un momento tan delicado como el que estamos viviendo los musulmanes en España", señaló el portavoz, quien más tarde matizó sus afirmaciones.

La mezquita, financiada por Arabia Saudí y por Kuwait, fue construida en 1994. La gestión cultural del centro quedó ese mismo año a cargo de la CCIV tras un acuerdo entre las partes basado en la "confianza mutua", según Silvia Fajarnés, abogada de la asociación valenciana. Desde entonces, la CCIV ha desarrollado actividades culturales y pedagógicas, gestiona una escuela de árabe y de castellano, programas para los hijos de los inmigrantes y ciclos de conferencias. La entidad recibió en 2001 el Premio de la Solidaridad y el Voluntariado que entrega la consejería de Bienestar Social debido a su "impulso de la multiculturalidad".

Asociaciones de inmigrantes anunciaron que denunciarán a la CIE, a la que acusan de querer reducir la actividad cultural y potenciar la religiosa. Un portavoz de la organización, con sede en cuatro ciudades españolas, lo negó, y aseguró que su intención, advertida por requerimiento notarial hace dos semanas, era hacer obras para ampliar el espacio útil de la mezquita.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de abril de 2004