Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK

El soldado español herido en Diwaniya permanece grave

El militar español Javier Díaz Durán, uno de los tres soldados heridos el jueves, fue trasladado en la noche del viernes a un hospital de Bagdad, donde evoluciona "favorablemente" de sus heridas, aunque su pronóstico "continúa siendo grave", según fuentes del Ministerio de Defensa. Díaz Durán, que en un primer momento había sido ingresado en el hospital militar de la base estadounidense de Tallil, está siendo atendido por especialistas en oftalmología en el establecimiento de la capital iraquí.

El soldado, natural de Mérida, resultó herido en un ojo y en el cuello en una emboscada de milicianos chiíes cuando efectuaba una patrulla en un puente de Diwaniya en la noche del jueves. Los otros dos españoles que fueron alcanzados en el ataque ya fueron dados de alta. El capitán Javier Vílchez Contreras, natural de Granada, sufrió heridas leves en la cara, y el soldado Marcos Antonio Laguna Torvisco, en la mano.

Mientras las bases de la brigada multinacional en Diwaniya sufrían ayer nuevos ataques sin que se produjeran daños, las autoridades españoles tuvieron que desmentir un nuevo comunicado que hacía referencia al secuestro de españoles. Un desconocido grupo armado que se autodenomina Las Brigadas del Mártir Jeque Yasin amenazó en un mensaje de vídeo difundido por la cadena de televisión árabe Al Arabiya con matar a 30 rehenes extranjeros, entre ellos españoles.

La Embajada en Bagdad desmintió esta información. Según la representación diplomática, ningún ciudadano español, ni militar ni civil, de los que están actualmente en Irak se encuentra desaparecido. El jueves, la milicia chií de Múqtada al Sáder ya había asegurado que tenía en su poder a varios rehenes españoles, lo que se reveló falso.

Visita de Berlusconi

En Nasiriya, las tropas italianas tuvieron ayer un invitado sorpresa. El primer ministro, Silvio Berlusconi, efectuó una visita relámpago a su contingente para expresar la solidaridad de todos los italianos. "Ánimo, Italia os quiere así", les dijo. Según Berlusconi, los soldados están en Irak no sólo "para propiciar el desarrollo económico y socio-político", sino para demostrar que "Italia es una nación capaz de llevar al mundo los principios de derecho y civilización". Aunque reconoció que la situación era "muy difícil", el primer ministro insistió en que se debía traspasar el poder a los iraquíes a finales de junio como estaba previsto.

La misión Antigua Babilonia desplegada en Irak está compuesta por 2.700 efectivos e integrada en la zona sur bajo mando británico. En los últimos días, varios militares italianos resultaron heridos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de abril de 2004