Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Teatro con mucha pasión

Las escenificaciones del vía crucis aumentan en los pueblos de la región, mientras el centro de Madrid sigue con el fervor procesional

Una amalgama de fervor, tradición y teatro no profesional da esplendor a la Semana Santa en los municipios de la región, donde crece el interés por las pasiones vivientes. El muestrario es amplio: el vía crucis artístico de Chinchón, la versión de Farinelli en Aranjuez y el homenaje a Dalí en Morata.

- Villarejo de Salvanés. La representación de la Pasión cumple 25 años de historia en esta localidad del sureste madrileño, que lo celebra con novedades: habrá cambios en la banda sonora porque se han incluido temas nuevos y se han mejorado los existentes; la luz y el sonido prometen mayor espectacularidad, con fuegos artificiales añadidos; el vestuario se ha renovado, y algunas escenas cobran mayor protagonismo que en ediciones anteriores. Este año, la Pasión viviente se celebrará el Jueves Santo a partir de las 22.30. Sus responsables han iniciado varios trámites para solicitar que sea declarada de interés turístico.

- Morata de Tajuña. Este año la Pasión viviente rinde un pequeño homenaje al pintor Salvador Dalí, en el centenario de su nacimiento, escenificando uno de sus cuadros. La Pasión de Morata se celebra en la tarde del Jueves Santo y participa más de un centenar de vecinos, de los cuales 15 tienen entre uno y diez años. Los mayores también se suman al acontecimiento encarnando a los personajes ancianos que estuvieron presentes en la vida de Jesucristo.

- Chinchón. Desde 1964, las ocho escenas que integran la Pasión en este municipio no han faltado a su cita cada Sábado Santo al anochecer. El vía crucis estará representado por más de 250 lugareños que recorrerán varios puntos de la plaza Mayor, el escenario principal. Este acto "artístico-religioso", como lo califican los responsables municipales, fue declarado de interés turístico nacional en 1980.

- Valdilecha. La asociación cultural San Martín vuelve a organizar, por séptimo año consecutivo, la representación de una docena de pasajes de la vida de Jesucristo, el Jueves Santo a partir de las 21.00. Cada cuadro tiene un escenario distinto, pero todos están a la vista del público para evitar desplazamientos. En la representación intervienen 150 vecinos, que preparan sus propios trajes, la megafonía y la escenografía. Pero el afán perfeccionista de los organizadores no se queda ahí: este año han preparado música en directo y han colgado en Internet (www.pasionvaldilecha.com) numerosas fotografías y datos, y hasta un vídeo.

- Carabaña. Hace 16 años los jóvenes de este municipio tuvieron que costearse los trajes de romano para la primera escenificación de la Pasión de Cristo. Ahora todos los elementos necesarios son propiedad del municipio gracias a la implicación de todos los vecinos, desde el chapista que moldeó los escudos hasta el guarnicionero que fabricó correajes. Este Viernes Santo (22.00) los visitantes de Carabaña podrán conocer este trabajo.

- Aranjuez. Más de 300 personas, siete escenarios y más de 50.000 vatios de sonido aliñan las 17 escenas de la Pasión viviente de Aranjuez. Se trata de una adaptación del libreto original de 1751 A Pasion de Christo Jesús, que el compositor Carlo Broschi Farinelli escribió para el rey Fernando VI. La escenificación, a cargo de la Cofradía del Silencio y el Santísimo Cristo del Consuelo, se celebrará el sábado a partir de las 19.30.

- Torres de la Alameda. Además del ritual habitual, esta localidad expone la Sábana Santa el Viernes Santo (18.00) en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción. Esta pieza, que pertenece a Torres desde 1620, tiene una imagen de Jesús de frente, es de color amarillento y fue santificada mediante contacto con el supuesto sudario original de Turín el 3 de mayo de 1620.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de abril de 2004