Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hoteleros prevén un 20% menos de turistas por el 11-M

El descenso afecta más a las visitas de ocio que a las de negocios

El 11-M se cobra su factura también en el turismo. Los hoteleros de Madrid prevén un descenso en su ocupación de entre el 10% y el 20% en las vacaciones de Semana Santa con respecto al año pasado, según el presidente de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM), Jesús Gatell. El concejal de Economía del Ayuntamiento de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, corrobora que los atentados "evidentemente" han tenido consecuencias, sobre todo en el turismo de ocio, aunque no tanto en el de negocios, que es el principal que recibe la ciudad.

El 11-M tiene un antídoto a corto plazo: el 22-M. Ese día de mayo contraerán matrimonio en la capital el príncipe Felipe y Letizia Ortiz. Tanto las empresas como las instituciones han marcado esa fecha en rojo como la gran oportunidad para demostrar que Madrid puede sobreponerse a la tragedia y ofrecer lo mejor de sí misma.

Sin embargo, en esta Semana Santa, a falta de datos definitivos, parece claro que la afluencia de turistas se reducirá. El presidente de la AEHM indica que fue en la primera semana tras los atentados cuando más se notó el descenso, con un 25% de cancelaciones de reservas. "De aquí a mayo, el número de turistas será entre un 10% y un 15% menos que el año pasado, aunque en Semana Santa todavía se podría notar más, hasta un 20% de descenso", advierte Gatell.

En cualquier caso, tanto los hoteleros como el Ayuntamiento confían en que para el verano el volumen de turistas haya vuelto a la normalidad. El edil Villanueva considera que Madrid ha demostrado tras el 11-M la solidaridad y generosidad de sus gentes, y que ése es un mensaje que ha calado en todo el mundo. A su vez, para evidenciar el agradecimiento de la ciudad a todos los países, anunció la programación de una campaña publicitaria en EE UU, Gran Bretaña, Francia, Italia y Portugal que "consiste en un 'gracias' con un corazón y el nombre de la ciudad".La familia Jahreis ha venido a pasar sus vacaciones de Pascua a Madrid, donde Allison, una de las hijas, estudia en la universidad. "¿Que nuestro Gobierno aconseja no tomar el transporte público? No lo sabíamos, pero no vamos a dejar de utilizarlo. Venimos de Nueva York y sabemos que no se puede vivir con miedo".

Ellos vivieron el 11-S en su ciudad. Sin embargo, los Jahreis no constituyen la nota dominante entre los turistas que han venido de otros países a pasar estas fechas. La mayoría parece seguir a pies juntillas el consejo del Departamento de Estado estadounidense, que advierte a sus ciudadanos de que "permanezcan alerta y extremen la precaución en los transportes públicos en Madrid". Muchos, casi todos los consultados, prefieren no tener que sospechar de sus vecinos de vagón y optan por el transporte privado, concertado con sus agencias de viajes u hoteles.

Tanaka Dávalos, japonesa residente en México, paseaba distraída ayer por la plaza Mayor. Dávalos se sobrepuso a sus miedos antes de llegar a Madrid con su hija y su marido: "Claro que pensamos en echarnos atrás y no venir, pero habría sido la segunda vez que nos ocurre. Ya tuvimos que cancelar un viaje a Miami a última hora. Todo el mundo está amenazado, así que no tiene sentido esconderse. Pero no vamos a utilizar transporte público, sólo taxis y los autobuses de tours guiados", explica.

Dávalos ha venido varias veces a Madrid. Se aloja en un hotel del centro de la ciudad y cuenta cómo en esta ocasión se han multiplicado las atenciones que ella y su familia reciben por parte del personal del hotel. "Hasta los recepcionistas nos dicen que esta Semana Santa ha venido mucha menos gente que otras veces", confiesa.

La disminución en la ocupación hotelera -la capital cuenta con un total de 78.000 camas- no encuentra un reflejo en las compañías de transporte que llegan a la ciudad. El aeropuerto de Barajas, por ejemplo, prevé un aumento de su actividad con respecto al año pasado. Según un comunicado que hizo público AENA, hoy están previstas 1.141 operaciones en Barajas, frente a las 1.011 del Jueves Santo del año pasado. Mañana se alcanzarán las 1.031 operaciones, frente a las 934 de 2003. Sin embargo, AENA advierte de que estas cifras se refieren sólo a despegues y aterrizajes en Madrid, pero no al número de vuelos cuyo destino final es la capital.

Asimismo, desde Renfe se asegura que los atentados del 11-M "no se han notado excesivamente" y que se han realizado "pocas anulaciones". Tampoco el gigante ferroviario dispone de datos concretos hasta la fecha.

En la estación de autobuses de Méndez Álvaro la impresión es la misma. Incluso se hace referencia a un cierto incremento con respecto a lo esperado. "El pasado viernes, cuando encontraron la bomba en el trayecto del AVE, subió mucho el número de viajeros", dice un portavoz de la estación.

Más que miedo, precaución

Uno de los que optaron por el autobús en lugar del tren fue el "cubano-americano", como él mismo se define, Julio Castillo, residente en Miami. Relata que, aunque en un primer momento sí se asustó, "más que miedo, lo que tenemos es precaución". Eso no le impedirá visitar una ciudad que encontró "bellísima y más próspera que nunca".

El concejal de Economía del Ayuntamiento, Miguel Ángel Villanueva, explica que Madrid ha querido dar las "gracias" a millones de ciudadanos de otros países por la solidaridad recibida tras los atentados del 11-M. Una campaña de publicidad que ha insertado anuncios en diversos medios internacionales ha sido la fórmula elegida. La campaña está cofinanciada por el Ayuntamiento, la Comunidad e Ifema.

El concejal enumera una serie de acontecimientos próximos que pueden contribuir a que la imagen de Madrid se consolide internacionalmente: "La boda del Príncipe, que será televisada para más de 1.100 millones de personas en todo el mundo; el Madrid olímpico, porque la respuesta de los ciudadanos encaja muy bien en el espíritu olímpico; la ampliación del Museo Thyssen, que consolidará el eje cultural más importante del mundo, y la ampliación del aeropuerto de Barajas, que hará de Madrid la puerta entre América y Europa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de abril de 2004