Apuntes

Un robot con visión que se autoprograma

La Universidad Miguel Hernández crea un prototipo industrial que ve formas y tamaños

El equipo de la División de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Universidad Miguel Hernández, dirigido por Nicolás García y Carlos Pérez, ha desarrollado íntegramente un robot industrial equipado con visión artificial que le permite reconocer formas, tamaños, espacios y elementos en movimiento. Se trata de un robot de amplias dimensiones que puede moverse en planos a diferentes alturas, tanto en paralelo al suelo como en planos perpendiculares a sí mismo.

"La novedad del proyecto consiste en que hemos logrado un prototipo íntegro, y no es una mera adaptación de un robot comercial. Hemos creado todo el proyecto con una finalidad práctica", explica García. Esta finalidad, según reconoce el profesor de Ingeniería de Sistemas, consiste en la aplicación "en la industria de nuestro entorno, como para la cerámica, la industria textil o el calzado", señaló.

El proyecto sería útil en las cadenas de montaje, donde las piezas podrían caer de cualquier forma
Más información
Diseñado en la Jaume I un autómata bibliotecario

La ventaja de este robot, provisto de un brazo articulado, "es que no es necesario volver a programarlo para modificar sus movimientos; las cámaras instaladas le dotan de visión y le permite distinguir espacios, formas, tamaños y movimientos", de tal modo que "se autoprograma por sí mismo", aclara.

Este robot sería útil para las cadenas de montaje, donde las piezas podrían caer de cualquiera de las maneras posibles porque la visión artificial permitiría al brazo articulado reconocer en qué posición se encuentra, asegura García. "Cuando una de las piezas en la cadena de montaje cambia de tamaño o de ubicación hay que detener el proceso y reprogramarlo de nuevo. Nuestro prototipo es autosuficiente en este aspecto".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las utilidades del prototipo, en el que han trabajo durante más de un año tres personas y varios alumnos en su proyecto de fin de carrera, van más allá de un brazo articulado con visión en una cadena de montaje. También puede ser aplicado en la industria textil, donde podría plasmar dibujos sobre telas como cortinas, sábanas o mantas a partir de diseños realizados por ordenador. También podría recortar patrones de un determinado material a partir de planos de ordenador, logrando un mayor aprovechamiento en el uso del material. El robot podría ser destinado a trabajos complejos en un medio adverso como el mundo submarino, en las aplicaciones de vehículos de limpieza o en la desactivación de explosivos.

El profesor titular del departamento de Sistemas considera, "que hay algunos problemas para que la tecnología que producimos las universidades sean adquiridas e incorporadas en las empresas de nuestro entorno, que no están acostumbradas a adecuar los últimos avances a su cadena de producción".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS