Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pabellón de La Casilla cambia de imagen

El pabellón de La Casilla ha renovado su imagen. Su aspecto exterior ha sufrido una profunda transformación, que ha llenado sus fachadas de color, formas geométricas y figuras que recuerdan su uso deportivo. El Instituto Municipal de Deportes (IMD), de Bilbao, encargó al equipo formado por los muralistas Fermín Moreno, José Ramón Bañales y Jorge Rubio que intervinieran sobre las fachadas del pabellón para cerrar las reformas del edificio. "El muralismo dota al edificio de un interés plástico, y tiene una función regeneradora", aseguran los autores del proyecto.

La nueva cara del pabellón, que ha costado 68.000 euros, ha llevado distintos tonos de azul a la plaza de La Casilla. En las fachadas laterales y la trasera del edificio se multiplican los colores, en formas que juegan con la arquitectura; en los frisos, de tres metros de altura, los diseñadores han incluido siluetas de jugadores de baloncesto, en un guiñó al uso polideportivo del pabellón, inaugurado en 1967.

Los tres creadores son licenciados en Bellas Artes en la Universidad del País Vasco. Rubio, de 31 años, Moreno, de 33, y Bañales, de 37, han dejado muestras de su trabajo en varias fachadas y medianeras del barrio de Bilbao La Vieja y en una bolera de Leioa. También realizaron un mural de ocho metros que decora un pasillo del aeropuerto de Palma de Mallorca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de marzo de 2004