Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi desoye la huelga y sigue con la reforma de las pensiones

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, afirmó ayer que la reforma del modelo de pensiones será aprobada por el Parlamento en junio próximo, por lo que no tiene en cuenta la huelga general de cuatro horas que el pasado viernes fue seguida por millones de italianos. En Cernobbio (norte de Italia), durante un seminario organizado por empresarios del comercio, Berlusconi aseguró que la intención de la mayoría que le respalda es que el nuevo modelo se convierta en ley antes de las elecciones europeas de junio.

Aprobado por el Consejo de Ministros hace varias semanas, el proyecto está en trámite parlamentario y prevé que desde 2008 un trabajador sólo se podrá jubilar tras 40 años de cotizaciones o bien de 35 siempre que haya cumplido 60, frente al sistema actual, que prevé el cobro de la pensión a los 57 años con 35 de contribuciones.

Para después de esos comicios, el jefe del Ejecutivo anunció una reforma de la ley electoral, que incluirá medidas para favorecer mayorías parlamentarias estables, en detrimento de los pequeños partidos. Ante los empresarios, Berlusconi expresó también su convicción de que en Italia hay "demasiados días festivos, deberíamos hacer trabajar más a los ciudadanos", puesto que ello "tendría un efecto positivo en el producto interior bruto".

Más consumo

Berlusconi reiteró también su intención de impulsar el consumo de las familias, para lo que abogó por bajar los impuestos, en concreto, reducir la cota máxima del 46% al 33%. Argumentó que la economía necesita empuje y éste no puede venir más que con la reactivación del consumo.

El primer ministro aprovechó para defender su gestión al afirmar que las cuentas públicas van bien y cuentan con el respaldo de Bruselas, "mientras que otros países, como Francia y Alemania, superan el 3% del déficit". No obstante, matizó que ello "no es un delito y a veces puede ser positivo para superar una fase de cansancio económico, aunque nosotros no queremos superarlo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de marzo de 2004