Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Efecto en los carburantes

Europa ha escapado al efecto devastador de la escalada del precio del crudo gracias al fortalecimiento del euro frente al dólar. Como el crudo sólo se puede comprar en dólares, con una moneda fuerte se necesita menos dinero para adquirir el producto.

No obstante, esa ventaja no es permanente y la clara evidencia es que el euro se cotizaba a 1,28 dólares a mediados de febrero y ahora ronda los 1,22. El sector petrolero europeo ya prevé un significativo incremento de los precios de los carburantes en las próximas semanas, en parte por el aumento del consumo propio de la temporada estival, pero también por esta pérdida de competitividad por la caída del euro frente al dólar.

En España, las gasolinas subieron en febrero un céntimo con respecto a enero, mientras que el gasóleo bajó la misma cantidad, según los últimos datos de la Dirección de Energía y Minas. El precio medio del litro de la gasolina sin plomo fue de 81,3 céntimos en febrero, y el de gasóleo, de 68,49 céntimos, según el último informe oficial dado a conocer el pasado 25 de marzo.

El informe que el Ministerio de Economía hace sobre los precios en las estaciones de servicio, más actualizado, ya muestra que el precio medio de la gasolina ha alcanzado los 84,5 céntimos, mientras que el gasóleo se ha situado en los 71,2, es decir, unos tres céntimos por encima del último dato oficial. Esta muestra marca la tendencia, según el sector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de marzo de 2004