Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México interroga a los militares británicos atrapados en una cueva

La sospechosa misión en Puebla provoca un incidente diplomático

La policía migratoria mexicana interrogó ayer a los seis militares británicos rescatados de una cueva de la sierra de Puebla donde permanecieron atrapados ocho días al subir el nivel de las aguas subterráneas y bloquear la salida. La sospechosa estancia del grupo causó un incidente diplomático. Las explicaciones de las distintas fuentes oficiales de Londres, que atribuyeron a los soldados móviles deportivos y cartográficos, no convencen a quienes denuncian una violación de la soberanía nacional.

El Gobierno de Vicente Fox cursó ayer una segunda nota de protesta al no recibir una respuesta satisfactoria. El Senado pidió la comparecencia del secretario (ministro) de Gobernación, Santiago Creel, para informar sobre los movimientos de un grupo de militares y expertos que entró en México con visado de turista.

La expedición, según la respuesta del Ministerio de Exteriores del Reino Unido, pertenece a la Asociación de Servicios Espeleológicos Combinados, auspiciada por el Ministerio de Defensa, y no desarrolló ninguna misión de espionaje. El descubrimiento de los misteriosos exploradores, que al parecer llevaban años indagando en las cuevas mexicanas, desató las suspicacias. El Reino Unido buscaba uranio y gas radón, según una de ellas.

La primera respuesta del Gobierno de Londres "no responde a las expectativas de México, ni a la prioridad que se ha asignado a este tema", según la segunda nota diplomática mexicana. "No vamos a tolerar que no nos digan exactamente cuál era la razón por la que estaban allí sus ciudadanos", subrayó el secretario (ministro) de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbez. "Estos señores tienen que ser interrogados y quedar muy claramente definido qué es lo que estaban haciendo en el país". De encontrarse alguna violación, agregó, serán expulsados.

Algunos portavoces del partido gobernante, el conservador Acción Nacional (PAN), restaron gravedad al incidente al subrayar, en boca del senador José Rodríguez Prats, que "no están en peligro las instituciones, no está en peligro la estabilidad del país, al menos que haya otro concepto de soberanía". Le respondió Laura Garza, legisladora del Partido Revolucionario Institucional (PRI): "Si puede venir cualquier fuerza de cualquier país para ejercitarse militarmente, si usted considera que eso no es una violación de la soberanía nacional, considero que, quizás, es por el apellido que lleva, usted no es nacional, usted es inglés".

Los soldados "tenían la aprobación del Ejército británico para el uso de su propio tiempo para entrenamiento de aventura, pero no es una orden", según el coronel Ian Blair-Peeling, agregado militar de la Embajada del Reino Unido en México, que acudió a la zona del rescate. El jueves se completó la salida del grupo atrapado en una gruta de una de las redes más extensas del mundo: unos 50 kilómetros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de marzo de 2004