Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MATANZA EN MADRID | Los homenajes

Las quince universidades madrileñas recuerdan con poemas a las víctimas del 11-M

"Era un jueves de marzo, mes del dios de la guerra / fue un momento de sombra / todo Madrid sintió la dentellada". Con versos como éstos de Joaquín Benito de Lucas y con los acordes del Réquiem de John Rutter, las 15 universidades madrileñas rindieron ayer homenaje a las víctimas del 11-M, 15 de las cuales pertenecían a la comunidad universitaria. En el antiguo Paraninfo de la Complutense, una sala neoclásica con una bóveda elíptica, y con la asistencia de familiares, alumnos y profesores, la universidad quiso oponer "la palabra como única arma contra la barbarie", según el rector de la Complutense, Carlos Berzosa. Fue un acto solemne pero cálido e íntimo, presidido sólo por flores, velas y las banderas de todas las universidades con un crespón negro.

"Todos somos una única universidad", dijo Ángel Gabilondo, rector de la Autónoma de Madrid, para quien "las víctimas a las que llamamos 'extranjeros' son también nuestro corazón, son también nuestros muertos". Virgilio Zapatero, rector de la Universidad de Alcalá de Henares, pidió el recuerdo permanente para los fallecidos porque indicó "uno no muere en tanto haya alguien que le recuerde".

Araceli Maciá, rectora de la UNED, recordó que "desde la tribuna universitaria, muchos han mantenido que es con el diálogo y el conocimiento con lo único que se debe defender una causa".

Antes de que la orquesta de la Autónoma cerrara el acto, las palabras del rector de la Complutense resumieron el espíritu de la ceremonia: "Otro mundo es posible, otro mundo tiene que ser posible".

Las universidades cuyos rectores asistieron al acto además de las mencionadas fueron: la Alfonso X el Sabio, Antonio de Nebrija, Camilo José Cela, Carlos III, Europea de Madrid, Francisco de Vitoria, Internacional Menéndez Pelayo, Politécnica, Pontificia de Comillas, Rey Juan Carlos y San Pablo-CEU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de marzo de 2004