Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CEBIT 2004

Los servidores compactos aportan flexibilidad y ahorro a las empresas

Las empresas necesitan incrementar su infraestructura informática y hacerla más robusta y flexible, pero a la vez no están dispuestos a derrochar el dinero. La respuesta de los grandes fabricantes de ordenadores son los servidores compactos o blade servers. Tienen un tamaño mucho más reducido que un servidor tradicional, se pueden quitar y poner de un armario conjunto como si fuesen libros de una estantería y son más económicos, consumen menos energía y permiten crecer en potencia de cálculo con más procesadores o procesadores más potentes.

Otra de las virtudes de los servidores compactos es que pueden trabajar con distintos sistemas operativos y procesadores, y permiten ir añadiendo a medida que crecen las necesidades. Con la arquitectura abierta se integran varios equipos y se pueden destinar más o menos capacidad a distintas tareas, según las necesidades del momento.

IBM fue quien puso más énfasis en los servidores compactos en Cebit, con equipos específicos para operadores de telecomunicaciones y modelos que funcionan con procesadores Power PC propios, Xeon de Intel u Opteron de AMD.

Sun Microsystems basó su presencia en la feria en la reducción de costes y complejidad, en distintas aplicaciones centradas en la red y en la posibilidad de que en las empresas se puedan utilizar redes fijas, móviles e inalámbricas indistintamente. Fujitsu Siemens mostró un blade server basado en procesadores Xeon.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 2004