Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAMBIO POLÍTICO

Rajoy sitúa a Acebes, Zaplana y García Escudero en la cúpula del PP para la oposición

Los ministros más dañados por la crisis serán 'número dos' del PP y portavoz en el Congreso

Mariano Rajoy, líder del PP, dedicó ayer 10 minutos a lo que él llamó "condolencias internas", es decir, a explicar por qué, a su juicio, ha perdido las elecciones. Inmediatamente, anunció a la Junta Directiva Nacional de su partido quiénes serán sus hombres fuertes para la oposición: Ángel Acebes será, en la práctica, el número dos del PP, su próximo secretario general; Eduardo Zaplana será el portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, y Pío García Escudero será el portavoz en el Senado. Acebes y Zaplana son los dos ministros más dañados por la críticas al Gobierno tras el 11-M.

Rajoy anunció ayer por sorpresa al principal órgano del PP entre congresos, la Junta Directiva Nacional, de la que forman parte 490 cargos, su plan para la oposición. Aseguró que son "decisiones propias" y tomadas en "total libertad". "Sólo me va a condicionar mi decencia y el interés general del partido", proclamó.

- Congreso extraordinario. Se celebrará este año, "cuando mejor convenga y sea posible". Probablemente en verano, después de las elecciones europeas pero antes de la fecha prevista de enero de 2005. A ese congreso, Rajoy se presentará como candidato a presidente y líder del partido. "Quiero seguir al frente del PP. Quiero presentarme al próximo congreso para ser presidente del partido y lo haré". Ayer se ofreció a ser su primer avalista José María Aznar, aún presidente del PP, pero sin poderes ejecutivos.

- Nuevo 'número dos'. Y a ese congreso también se presentará, como candidato a secretario general, es decir, a número dos del PP, Ángel Acebes, ahora ministro del Interior en funciones. Acebes es muy respetado en el PP, ya se ocupó del partido, como coordinador, en la etapa de Francisco Álvarez-Cascos. Desde ayer, además, Acebes es el "adjunto al secretario general". Rajoy justificó su nombramiento porque "es el mejor" para preparar "la próxima victoria del PP".

Al concluir la reunión, Acebes subió al despacho de Rajoy para una primera reunión en su nueva función. Acebes es, desde que empezó en Ávila, un hombre de toda confianza de Aznar. Ayer fue recibido como un héroe por sus compañeros de partido: hicieron fila para saludarle antes de saber que él será el principal vigía del partido. Después, a defender la "honorabilidad" de su actuación en la crisis abierta tras los atentados del 11-M se aplicaron, además de Rajoy y Aznar, la práctica totalidad de los populares que tomaron la palabra.

- Portavoz en el Congreso. Será Eduardo Zaplana, ahora ministro de Trabajo y portavoz del Ejecutivo en funciones y, de momento, también presidente del PP valenciano. Sustituye como portavoz del Grupo Popular en el Congreso a Luis de Grandes y será el principal interlocutor del socialista Alfredo Pérez Rubalcaba. Zaplana tiene buena relación personal con Rajoy. Y Zaplana, aún más que Acebes pues él es el portavoz, ha quedado muy dañado por la comunicación realizada por el Gobierno tras 11-M.

- Portavoz en el Senado. Se ocupará Pío García Escudero, quien tendrá que dejar su puesto como concejal de Urbanismo de Madrid. García Escudero ya fue portavoz del PP en el Senado hasta el 5 de febrero de 1999. Sustituirá a Antolín Sanz, un hombre de Acebes.

- Europeas en junio. El PP se plantea como "reto fundamental" las elecciones al Parlamento Europeo del 13 de junio. "No son segunda vuelta de nada. Son elecciones generales. Y son un extraordinario momento para explicar nuestra visión de Europa y de política internacional", aseguró Rajoy, que no anunció quién será el cabeza de lista sino sólo quién se ocupará de la campaña electoral. Lo hará Juan Carlos Vera, secretario de organización del PP y uno de sus hombres de confianza. Ya le nombró jefe de la campaña de Esperanza Aguirre en la repetición de las elecciones a la Comunidad de Madrid que ganó el PP por mayoría absoluta.

- Condolencias y masacre. Antes de anunciar ese "proyecto de futuro" y decirle a los suyos que "no cabe ninguna condolencia más de partido" porque "no vale para nada", el nuevo líder de la oposición opinó que el PP ha perdido las elecciones por los atentados del 11-M y lo que ocurrió después. "Tengo la absoluta convicción de que, si no se hubiera producido la masacre de Madrid, nosotros hubiéramos ganado las elecciones con claridad, como reflejaban las encuestas". Ésta fue su declaración de principios. Después relató: "Hubo un atentado brutal, un asesinato masivo al final de la campaña". Y mantuvo: "El Gobierno no mintió y esto es bueno que se sepa". Recordó que el lehendakari, Juan José Ibarretxe, fue el primero que apuntó a la tesis de ETA porque "todo apuntaba a ETA. Así lo dijeron los servicios de inteligencia y las fuerzas de seguridad del Estado. A nadie le sorprendió".

Y enfatizó: "El Gobierno dio a conocer todas y cada una de las novedades que se iban produciendo. No mintió. Es un hecho objetivo y yo tengo además la convicción moral de que el Gobierno no mintió". Todo para concluir: "Quienes sí mintieron fueron otros y además no por error sino sabiendo que mentían. Políticos, como el portavoz del PSOE [Alfredo Pérez Rubalcaba], y no políticos. Esos mintieron sabiendo que estaban mintiendo".

Después de Rajoy, y ya a puerta cerrada, tomaron la palabra, entre otros, Rodrigo Rato: "Hemos perdido, pero no estamos derrotados"; Alberto Ruiz-Gallardón: "Nuestro voto es más estable que el del PSOE, y lo saben"; Jaime Mayor Oreja: "Estos nombramientos son un premio a quienes se han atrevido a decir la verdad"; Ángel Acebes, quien defendió el "honor, el trabajo, la confianza y la lealtad" como valores del PP; Eduardo Zaplana: "Desde hoy empezamos a ganar"; o Pío García Escudero: "Vamos a hacer la oposición en interés de España". Aznar cerró el turno de intervenciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de marzo de 2004